Saltar enlaces

13 resoluciones para oradores en 2013

Feliz 2013

Hoy termina 2012 y, contra (casi) todo pronóstico, hemos sobrevivido al fin del mundo. Eso quiere decir que la vida continúa y hay que intentar sacar lo mejor de ella. Para algunos, el 13 es un número que trae mala suerte. Para otros, es un número mágico. ¿Por qué no hacerlo mágico para todos y disfrutar al máximo de estos próximos 365 días?

He aquí, trece resoluciones de año nuevo, para este nuevo año 2013.

1. Practicar: Practice, practice, practice (práctica, práctica, práctica) dicen por ahí que es la clave del éxito. Por eso no desaprovecharé ninguna oportunidad de hablar en público, porque “a hablar en público sólo se aprende hablando en público”, y el que no “pringa” no gana.

2. Buscar feedback: Buscaré siempre el feedback de los demás cada vez que me suba a un escenario, pero filtraré la información recibida. Además, y sobre todo, me grabaré siempre que pueda y me comprometeré a estudiar esas grabaciones. De poco sirve practicar mucho si se practica mal.

3. Estudiar: Estudiaré todo lo que caiga en mis manos (directamente relacionado con la oratoria y algunas otras cosas que no lo estén) pero con ojo crítico y con miras a poner pronto en práctica todo lo que me parezca útil. El conocimiento sin acción no es muy útil.

4. Compartir conocimiento: Casi todo está inventado pero no todos tenemos las herramientas para descubrirlo. Por eso, compartiré conocimiento de calidad de forma generosa (online y offline) porque he aprendido de muchos que saben más que yo y creo que es hora de contribuir.

5. Planificar con tiempo: El público es lo primero y se merece un producto de calidad. Por ello me comprometo a prepararme para cada presentación con el suficiente tiempo de antelación como para estar siempre a la altura.

6. Controlar el tiempo: No haré perder a nadie el tiempo porque éste a nadie le sobra. Tendré siempre en cuenta el tiempo estipulado en cada charla y me prepararé para hablar un poquito menos de lo pactado, porque nunca se sabe…

7. Condensar: Como buen latino, siempre me costó ir al grano. Toastmasters me ha hecho aprender a concretar la fuerza. En el nuevo año, seguiré trabajando por sintetizar más, porque si se puede decir con dos palabras en lugar de con tres, mejor para todos. Y si en lugar de palabras puedo usar una imagen o un objeto, perfecto.

8. Crear un archivo de historias: La mejor manera de transmitir conocimiento es contando historias. A medida que pasan los años, vamos acumulando vivencias que pueden ser contadas para transmitir un mensaje y un aprendizaje asociado a éste. Este año crearé un archivo con mis historias más relevantes, interesantes e impactantes, para facilitarme el proceso de preparación de discursos ya que tendré historias para “cada ocasión”.

9. Traer a un amigo a Toastmasters: Porque Toastmasters es la mejor plataforma para aprender a hablar en público y adquirir habilidades de liderazgo, me comprometo a traer, al menos, a un amigo a mi club Mallorca Wordsmiths en 2013, tal y como dice nuestr Presidente Internacional, John Lau en su editorial de la revista Toastmaster de septiembre.

10. Tener un mentor: Porque nadie nace sabiendo y porque las personas con mayor experiencia nos ayudan ver las cosas desde otras perspectivas, tener un mentor con mucha experiencia y buen criterio es un pasaporte al aprendizaje acelerado. Por ello, busco formalmente y desde ya mentor en comunicación y oratoria.

11. Ofrecer valor: Insisto, el público es la razón de ser de los discursos; sin público éstos no existen. Se trata de dar primero y recibir como consecuencia de ello. Tendré siempre presente añadir valor a la vida de los miembros del público a través de mi mensaje. Así todos saldremos ganando.

12. Divertirme: Hay que divertirse haciendo las cosas y hablar en público no es una excepción a la regla. Porque la vida se inventó para ser disfrutada y esto, o lo disfruto, o no lo hago.

13. Compartirlo con la gente: Porque esto sólo vale la pena si lo disfruto y comparto con las personas que quiero, compartiré mis logros y mi entusiasmo por el mundo de la comunicación con mi gente y con todo aquél que desee escucharme hablar de mi verdadera pasión.

¡Feliz año nuevo!

Imagen de fiestastrece.

¿Te gustó el artículo?

Suscríbete a mi newsletter y comienza a transmitir seguridad, a comunicar con pasión y a construir tu futuro.

Sin historias. Sólo contenido de valor.

Interacciones del lector

Comentarios

  1. Hola
    EN primer lugar darte la enhorabuena por esta web. la he descubierto hace poco y reconozco que estoy muy enganchado, comparto casi todas tus opiniones y me parece una idea brillante.
    Te quería preguntar por tu propósito nº 8 ya uqe soy formador y tengo que inventarme historias nuevas muy a menudo y creo que sería bueno compartirlas. ¿Donde está ese archivo?

    gracias!!

    Curro

    • Hola Curro:
      Gracias por tu mensaje. Me alegra que el blog sea útil.
      Este propósito me está costando mucho. Requiere más dedicación de la que había previsto. Pero casi todas las personas que se dedican a hablar en público de manera profesional que conozco reconocen la importancia de tener un archivo de historias para usar al crear nuevos programas de formación o discursos.
      Al fin y al cabo, todos tenemos y hemos tenido muchas experiencias cuyos aprendizajes pueden ser muy bien utilizados para enseñar a otras personas, y la manera más fácil de hacerlo es contando dichas vivencias en forma de historia.
      Si lo pones en marcha, por favor mantenme informado.

  2. Hola Sebastian,
    En realidad las historias las tengo en mi cabeza, y las voy sacando para los cursos… Pero se me ocurre que podrías abrir alguna sección tipo “Cuenta tu historia” donde pudiéramos ir depositando nuestras historias y así ponerlas en común… No sé cómo de difícil sería eso desde el punto de vista técnico-informático..
    Salu2

    • Hola Curro:
      La verdad es que es una propuesta interesante a la que debo dar una vuelta. Las historias suelen ser muy íntimas. En muchas ocasiones nos cuesta contarlas en público; pero en esas ocasiones, la gente al menos está en contacto directo con nosotros, y la vulnerabilidad es agradecida. Por escrito lo veo distinto; es abrirse a la gente, sin ni siquiera estar presente.
      Lo pensaré a ver qué sale. Muchas gracias por la propuesta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *