Saltar enlaces

3 preguntas para mantenernos agradecidos, afortunados y hambrientos en 2014

Año nuevo

De nuevo llega esa época del año en la que pensamos en lo que hemos hecho bien, en lo que hemos hecho mal y cómo deberíamos hacer las cosas en lo adelante. Por alguna razón, salvo en el ámbito laboral (y no en todas las empresas), pasamos cerca de 50 semanas del año sin reflexionar sobre todas estas cosas y pretendemos redimirnos y recuperar el tiempo perdido justo cuando se nos acaba el tiempo. Como cuando, en las películas, los ateos y agnósticos mandan a llamar al cura desde el lecho de muerte, justo antes de pasar a mejor vida.

El asunto da para filosofar intensamente, pero dejémonos de sermoneos que estamos de fiesta…

Quiero acabar el año con una idea fantástica que leí el día de navidad y que me ha marcado bastante.

Un ejercicio para mantenernos agradecidos, afortunados y hambrientos en 2014

La idea viene de la newsletter de Derek Halpern de Social Triggers quien cree que hacer este ejercicio nos preparará para afrontar el año que entra de manera exitosa. Basta con contestar a tres preguntas:

  1. ¿De dónde vienes?
  2. ¿Dónde estás en este momento?
  3. ¿Dónde quieres estar?

Este ejercicio puede ser tan profundo como a cada quien le parezca y enfocarse a prácticamente cualquier área. Como este blog trata el tema de la comunicación, demos una vuelta de tuercas al asunto desde este punto de vista.

1. ¿De dónde vienes?

Dicho de otro modo: ¿Qué obstáculos has superado y cómo lo has hecho?

Hablar en público no es cosa fácil. Al menos no de primeras. Como todas las habilidades, requiere de tiempo y dedicación. Requiere de preparación y práctica. Implica tropezarse, levantarse y seguir intentándolo a pesar de los reveces que se nos planteen en el camino.

Nadie nace sabiendo y la práctica hace al maestro. Tomar consciencia de ambas ideas nos puede llevar a niveles de superación muy potentes. Como tocar el corazón y cambiar la forma de pensar de 500 ó 1.000 personas que hayan venido expresamente a escucharnos hablar.

De niño fui muy reservado a causa de mis grandes complejos. ¿Quién me habría dicho entonces que mi “Elemento” (concepto acuñado por Sir Ken Robinson y que es el punto en el que convergen lo que me apasiona y lo que se me da bien) terminaría siendo hablar en público?

2. ¿Dónde estás en este momento?

Un objetivo que no es medible es prácticamente imposible de alcanzar. Porque si no somos capaces de determinar en qué punto del camino estamos en cada momento, no podremos determinar cuánto nos queda por recorrer. Y dominar el arte (o la ciencia) de hablar en público no escapa a esta regla. Requiere de objetivos claros y medibles, a la vez que realistas pero que supongan un verdadero reto.

En Ingeniería Industrial hay una máxima que me encanta repetir: Garbage in, garbage out (basura adentro, basura afuera). Esto quiere decir que, si lo que entra en el sistema es mediocre, deficiente, malo, el resultado que obtendremos al final nunca será bueno. Por ello, practicar incansablemente algo que está mal, nunca nos llevará a dominar correctamente ninguna práctica. De ahí la importancia del feedback o retroalimentación, que aporta información valiosísima sobre nuestro desempeño. Y de ahí también la importancia de buscarlo incansablemente.

Reflexionando sobre lo que ha pasado en 2013 y discutiéndolo con las personas más cercanas, sé que pude dar más en muchos aspectos, aunque estoy muy contento con otros. Sí es cierto que 2014 requiere de una estrategia distinta y estoy trabajando en ella.

3. ¿Dónde quieres estar? 

¿Dónde quieres verte en 2014 y en los años siguientes? ¿En cinco, diez o quince años?

Aquí nos perdemos con frecuencia. Lo digo por experiencia propia. Porque pensar en el futuro y querer describirlo con lujo de detalles puede ser una experiencia vertiginosa. No obstante, he aprendido que es fundamental tener una idea medianamente clara de a dónde queremos llegar. Pero sabiendo que, en el trayecto hacia la consecución de dicho objetivo, habrá desvíos tan interesantes como divertidos que supondrán que la imagen que tengamos ahora sobre nosotros mismos en un futuro X puede que termine cambiando.

Insisto, ¿quién me habría dicho que mi sueño de montar una aerolínea se convertiría en el de motivar a la gente a través de la palabra? En este momento tengo clarísimo dónde quiero estar en un futuro a corto, medio y largo plazo. Pero también sé que, siempre que siga a mi instinto, esa visión podrá cambiar sobre la marcha. Y eso me inspira a seguir trabajando.

Las habilidades que necesitamos para hacer presentaciones excepcionales no se consiguen y punto. Requieren de un trabajo constante y concienzudo. Suponen el grandísimo reto de luchar contra nuestro miedo escénico y recuperarnos de algún que otro ridículo. Implican dar dos pasos hacia adelante y uno hacia atrás.

Pero no pasa nada. Todo esto es parte del juego. Y siempre que tengamos claro lo que queremos conseguir con estas habilidades, y que su aprendizaje es un camino que nunca termina, disfrutaremos de cada paso.

Porque de eso se trata la vida: de disfrutar del camino mientras, sin prisa pero sin pausa, nos dirigimos hacia nuestro destino.

¿Cómo responderías a estas tres preguntas? ¿Qué otros ejercicios conoces para prepararte para recibir el año entrante de forma exitosa? 

Entradas relacionadas: 

Imagen de Amodiovalerio Verde

¿Te gustó el artículo?

Suscríbete a mi newsletter y comienza a transmitir seguridad, a comunicar con pasión y a construir tu futuro.

Sin historias. Sólo contenido de valor.

Interacciones del lector

Comentarios

  1. Hola Sebastián y amig@s de este fantástico blog,

    Gracias como siempre por tan buenos consejos y tan buenas reflexiones.

    Yo respondería con positivismo real a estas 3 preguntas, aunque se ha de reflexionar bastante,. claro.. Me gustaría estar en un lugar de aprendizaje bueno y de aceptación por mi adelantos en ello.

    Siempre con pensamiento y lenguaje positivo, ya que eso sí que veo que me proporciona bienestar y que veo las cosas mejor. ¿Verdad?

    Gracias y Feliz Año 2014!!

    • Pues a recibir con hambre, optimismo y ganas de aprender este 2014 que seguro traerá un montón de cosas interesantes. ¡Felices fiestas!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *