Saltar enlaces

3 secretos para combatir el miedo a hablar en público, a los aviones y a los bichos

¿A qué le tienes miedo?

Fobias hay para todos los gustos y todos los colores. Hay quienes tienen miedo a las arañas, a la oscuridad, a la profundidad del mar o incluso a los abueletes.

A mí me asustan las ranas. Tanto que un día rompí mi guitarra intentando protegerme de una. Triste (léase vergonzoso) pero cierto. Es lo que hay y sé que, mientras no lo enfrente, no lo superaré. Por suerte donde vivo No he visto ninguna.

Muy común es el miedo a volar. Conozco personas que lo padecen y me consta que lo pasan fatal cada vez que vuelan. Algunas evitan viajar a toda costa, o usar medios alternativos siempre que sea posible. Contrario al miedo a los anfibios, no ser capaz de subirse a un avión limita grandemente las posibilidades personales y profesionales en un mundo globalizado.

Superar el miedo a volar = Superar el miedo a hablar en público

Sinceramente, ninguno desaparece del todo. Lo siento. Pero hay técnicas para aprender a controlarlos y evitar que supongan un gran impedimento.

Hace unas semanas volaba a Berlín con Easyjet. Tras cansarme de escribir me puse a ojear la revista de abordo. En ésta encontré un pequeño artículo curiosísimo titulado “Olvídate del miedo”. Easyjet imparte cursos para perder el miedo a volar. Con una tasa de éxito del 95%, ofrecen técnicas y herramientas para combatir esta fobia sin importar cuan severa sea, y así ayudar a sus potenciales clientes a subirse en sus aviones.

Tres secretos para combatir el miedo a hablar en público y a subirte a los aviones

El formador, Lawrence Leyton suele decir a los alumnos “tú creas tu propio miedo” y, bajo ese precepto, ofrece tres pistas para combatir el miedo a volar.

Igual que aconsejo a mis clientes en cursos y sesiones de asesoramiento, éstas te servirán también para hacer presentaciones con seguridad y aplomo.

1. Elimina las películas mentales negativas

Cuando tenemos miedo solemos visualizar el peor escenario posible. Aprender a borrar esas imágenes mentales nocivas ayuda a liberar gran parte del estrés.

¿Te imaginas haciendo una presentación mientras se aproxima un tomate volador hacia tu cara, en cámara lenta? ¿O visualizas al público riéndose de ti y no contigo?

Sustituye esas imágenes por otras positivas en las que te veas haciéndolo bien y a tu público enganchado, atento y sonriente.

2. Ignora tu voz interior

Del mismo modo que nos machacamos con imágenes mentales, nuestro diálogo interior puede llegar a ser muy negativo, llevándonos a un estado emocional de miedo, incluso cuando no hay nada que temer.

¿Te suenan frases como: “no estoy preparado”, “no sirvo para esto”, “no me van a hacer caso”, “se van a burlar de mí”?

“Tanto si crees que puedes como si no, tienes razón” – Henry Ford tweet

Sustituye esas frases negativas por otras que te llenen de fuerza, tipo “me va a salir genial”, “les va a encantar”, “me lo sé mejor que nadie”, y saldrás al escenario con mayor confianza.

3. Recuerda respirar

Según Leyton, no prestar la debida atención a la respiración puede, en casos extremos, llevar a la hiperventilación y hacernos sentir como si fuéramos a tener un ataque de pánico.

Una de las reacciones fisiológicas del miedo es la respiración rápida y entrecortada. Respirar profundo y despacio ayuda a liberar la tensión. Además, contar los segundos que pasan mientras inhalamos, mantenemos y luego exhalamos es una especie de ejercicio de meditación que sirve también para acallar el diálogo interior y apagar las imágenes mentales. Una solución redonda.

Tener miedo a los aviones, a las alturas, a los bichos o a hablar en público es un engorro. Pero salvo que sea un caso clínico, no hay nada de qué preocuparse, siempre que reconozcas que la única manera de salir adelante es enfrentarse a ellos.

Sigue estos tres consejos y, la próxima vez, enfrentarás tus miedos con mayor seguridad.

ENTRADAS RELACIONADAS:

Crédito de imagen

¿Te gustó el artículo?

Suscríbete a mi newsletter y comienza a transmitir seguridad, a comunicar con pasión y a construir tu futuro.

Sin historias. Sólo contenido de valor.

Interacciones del lector

Trackbacks

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *