Saltar enlaces

Anatomía de una presentación: La Musculatura

Igual que los demás seres vivos, los humanos nacemos, crecemos, nos desarrollamos y morimos. Nuestro cuerpo es la herramienta que, durante el transcurso de nuestras vidas, nos permite hacer ese recorrido y lograr hazañas sorprendentes.

Como vimos en la anterior entrega de “Anatomía de una Presentación”, las presentaciones son también entes con vida. Nacen, evolucionan, cumplen su propósito y mueren. Pero, como los humanos, no todas las presentaciones son iguales. Como los grandes líderes mundiales, algunas logran cosas importantísimas y terminan siendo recordadas durante mucho tiempo después de morir. Impactan de tal forma que terminan siendo memorables, permaneciendo en el recuerdo de la gente mucho tiempo después de su momento de gloria.

La Musculatura de una Presentación

Al hablar sobre el esqueleto de una presentación, vimos que una presentación de medalla olímpica tiene una anatomía distinta a la de las demás. Cuentan con los mismos miembros, pero no están desarrollados por igual.

La musculatura en una persona cubre su estructura; sus huesos. La protege de los impactos procedentes del exterior, dándole la resistencia necesaria para salir ilesa de éstos. Le otorga también fuerza suficiente para desplazarse con agilidad y mover objetos pesados. En otras palabras, la musculatura le da poder al esqueleto, permitiéndole levantarse, moverse y ser más que un puñado de huesos.

Musculatura = Recursos

De la misma manera que un cuerpo esquelético es incapaz de desplazarse con vitalidad, una presentación que cuenta sólo con una estructura teórica es incapaz de mover al público a la acción. Porque carece de vida, de brío, de sustancia.

La musculatura de una presentación es el conjunto de recursos que permiten que el esqueleto (la estructura) se mueva con soltura y elegancia. Hace que la retahíla de conceptos teóricos cobren sentido, ayudando a que el público pueda entenderlos, asimilarlos y encontrarle una aplicación práctica.

5 recursos para mantener la atención del público y dar fuerza a una presentación

¿Cuáles recursos conforman la musculatura de una presentación?

  1. Datos: Cuando son contrastables y relevantes, aumentan la credibilidad del ponente y, en consecuencia, dan valor al mensaje.
  2. Ejemplos: Son como la grasa que hace que un engranaje se mueva con la mínima fricción. Ayudan al público a encontrar puntos de referencia que den significado a la información.
  3. Historias: Como los ejemplos, permitan al público dar significado “propio” a la teoría, pero a su vez la hacen entretenida y digerible; fácil de escuchar.
  4. Ayudas visuales: Muestran con imágenes (fotos u objetos) lo que se intenta explicar con palabras. Suman así una referencia visual a la referencia auditiva que de por sí viene con la presentación.
  5. Demostraciones: Ponen en práctica, in situ y en tiempo real, lo que el ponente está intentando explicar con palabras. Es la versión mejorada de las ayudas visuales. Aquí entran tanto las demostraciones en directo como los vídeos.

Complejo multivitamínico para fortalecer la musculatura

¿Cómo fortalecer la musculatura de una presentación y hacer que ésta sea potente?

En mi época de instituto recuerdo la fiebre del gimnasio y las ganas irracionales de ponernos cachas. Para ello, mis amigos lo que hacían era tomarse batidos de proteína. Éstos, conjuntamente con un itinerario estudiado de ejercicios con pesas, impulsaban el crecimiento de los músculos y hacía que las camisetas se quedaran pequeñas. Los que no tomábamos estos batidos, compensábamos la falta de éstos con inmensas raciones de carne para darle al cuerpo el chute proteínico adecuado.

Una presentación es casi como un cuerpo con vida; pero no del todo. No podemos darnos el lujo de dejar que se atrofie, porque no tendremos la oportunidad de recuperar su forma; al menos no de inmediato, ante el mismo público. Por ello, tenemos que asegurarnos de darle toda la proteína que podamos, para contar con una musculatura fuerte, que mueva al esqueleto con agilidad.

Facilítale la vida al público ayudándole a dar sentido a la teoría

Como dice The Associated Press en su estudio sobre la atención, el humano promedio es capaz de prestar atención a algo que no le interesa por un periodo de ocho segundos. Si no logramos captar la atención del público en menos de ese tiempo, la batalla por dicha atención la ganará el móvil o la lista de la compra.

Pero incluso si captamos su atención rápidamente por contarle algo que le interesa y además logramos mantenerla durante un rato, nada nos asegura que la mantendremos para siempre. Porque aunque estén enamorados de nuestro tema, si taladramos su intelecto con un montón de información a un ritmo constante, llegará un punto en el que no podrá más. Es como intentar comerse un chuletón de 1kg de una sentada… Al principio mola un montón. Pero después de un rato termina aburriendo.

La clave está en la variedad. Si preparamos la presentación con esmero, partiendo de la base de una estructura sencilla y fácil de seguir, y embellecemos el guion con una serie de recursos (como los mencionados arriba), daremos fuerza y sentido a nuestro contenido teórico. Musculatura al esqueleto.

Como regla general, intenta no hablar durante más de 15 minutos sin incluir recursos que refuercen la teoría. De esta manera, con cada recurso, refrescarás la atención del público y fortalecerás los conceptos ayudándolos a fijarse en su memoria.

En las próximas semanas continuaremos estudiando la anatomía completa de las presentaciones y entenderemos cuáles hábitos y suplementos multi-vitamínicos debemos de incorporar para transformarlas en presentaciones de élite. Presentaciones que mueven a la acción y dejan huella en quienes escuchan.

¿De qué otra manera das fuerza a tus presentaciones para facilitar su entendimiento y asegurar la atención del público? Comparte tus ideas en el área de comentarios.

ENTRADAS RELACIONADAS

Crédito de imagen.

¿Te gustó el artículo?

Suscríbete a mi newsletter y comienza a transmitir seguridad, a comunicar con pasión y a construir tu futuro.

Sin historias. Sólo contenido de valor.

Interacciones del lector

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *