Saltar enlaces

Aprendizajes de una gran conferencia sobre habilidades de comunicación

Nunca me cansaré de decir que “a hablar en público sólo se aprende hablando en público”. Porque no hay nada como la práctica, como la experiencia a flor de piel, como vivir las cosas en primera persona, tropezarse, aprender de ello y continuar. Sin embargo, hay atajos que nos permiten “llegar antes” y superarnos más rápidamente. Uno de ellos es ver cómo lo hacen los que saben más, aprender de lo que vemos y sumar herramientas a nuestro propio repertorio.

Este pasado fin de semana organicé con mi club de Toastmasters, Mallorca Wordsmiths, y con nuestro vecino club de Barcelona, Prestigious Speakers, una conferencia sobre habilidades de comunicación. Cada sesión fue todo un mundo, y de cada una he aprendido cosas nuevas. He aquí un breve resumen:

Dimitri Uralov – “Personal Finance Leadership”

Si bien la charla de Dimitri no estaba relacionada con habilidades de comunicación, su dominio de las presentaciones es evidente. De su ponencia podemos copiar los siguientes puntos:

  • La estructura es fundamental: Dima habló de las cuatro claves de las finanzas personales y el liderazgo. La estructura dio claridad a su ponencia y la hizo fácil de seguir. Cuidado; una ponencia sin estructura confunde y no logra resultados positivos.
  • Involucrar al público es muy beneficioso: En los 45 minutos en los que habló hizo preguntas (retóricas y no retóricas), pidió contestar levantando la mano e hizo participar a algunos de los allí presentes. Involucrar a la audiencia hace que ésta se sienta parte de la ponencia y facilita el mantenimiento de su atención.
  • Usar ejemplos aterriza los conceptos: Escuchar hablar de finanzas sólo de forma teórica puede ser muy doloroso para perfiles no financieros. Dar ejemplos prácticos y de la vida diaria ayuda a que el oyente asimile los conceptos y digiera fácilmente el contenido.

Roger Prat – “Diferenciarse o morir”

Muchos adultos nos consideramos poco creativos. Esta creencia supone que, entre otras cosas, no somos capaces de hacer presentaciones creativas. Roger desarmó esta afirmación explicando que todos tenemos un “yo creativo” y un “yo racional”. El primero permite que la mente vuele y surjan ideas rompedoras. El segundo las cuestiona y les aplica criterios lógicos.

Según él, la creatividad es la búsqueda del máximo número de respuestas posibles a la misma pregunta. Teniendo esto en cuenta, no es que no seamos creativos, simplemente nos cuesta hacer las cosas de forma diferente ya que hacer las cosas “como siempre” es “seguro”, y porque el sistema educativo nos enseña a repetir y no cuestionarnos el por qué lo hacemos.

La clave está en escuchar al “yo creativo” y darle tiempo para que trabaje, pero nunca olvidando a nuestro “yo racional”, porque es cuando ambos conviven que sale lo mejor de nosotros.

Michaël Gueulette, alias Gromic – Sesión de comedia visual

La noche del viernes llegó con una gran sorpresa para todos. Cuando Michaël Gaulette desaparece, reaparece como Gromic, una mezcla entre clown, mimo y mago capaz de cautivar hasta al más indiferente. Su arma letal: la expresividad. Haciendo uso de ésta jugó con nosotros, subiéndonos a una montaña rusa de emociones en la que reímos, flipamos y se nos ablandó el corazón.

De él aprendí que a veces las palabras sobran y que con un gesto se pueden transmitir mensajes realmente profundos.

Olivia Schofield – “A Thief, A Fialure, A Fabulous Future”

Campeona europea de oratoria y Top Woman Speaker de 2011, Olivia nos subió a otra montaña rusa de emociones con un discurso motivacional que nos transportó a través de su vida, desde su niñez llena de conflictos hasta su más grande logro como oradora profesional.

Con su background de danza y actuación, Olivia es una performer nata. Con cada movimiento que hace, con cada gesto que muestra, desprende un torbellino de emociones con las que apoya con muchísima fuerza su mensaje verbal. Algunos podrían sentirse inclinados a tildarla de teatrera, pero quienes la ven hablar en persona reconocen que esta opinión pierde relevancia una vez se les pone la piel de gallina.

De ella aprendí que para tocar a la gente con nuestro discurso hay que abrirse, ir a lo personal, a lo genuino. Las presentaciones no tienen por qué carecer de emoción; todo lo contrario. Conectar con nuestra parte humana nos acerca al público, estableciéndose con éste un vínculo que facilita la transmisión del mensaje. Y ¿cómo poner emoción a dicho mensaje? Contando historias personales.

Florian Mück – Sesión sobre evaluación de discursos

En una sesión de diez minutos, Florian nos enseñó su método para analizar discursos y así poder dar feedback de forma efectiva. Haciendo énfasis en que las evaluaciones deben ser creativas, constructivas y energéticas, debemos tener en cuenta dos puntos:

  • Comenzar con lo positivo: Indicar qué cosas ha hecho bien el ponente y explicar por qué son positivos estos puntos. Esto permite motivarle a continuar haciéndolo y a seguir progresando.
  • Continuar con los puntos a mejorar: Siempre usando lenguaje positivo (evitando decir lo que se ha hecho mal y, en vez, mencionar qué debería haber hecho distinto), indicar cómo hacerlo mejor apoyándose de ejemplos. Ésta es la parte que realmente hace crecer. Importantísimo evitar la palabra “demasiado” que, no sólo supone un juicio, sino que se enfoca en lo negativo y no en lo que debe mejorarse.

Raquel Moragues – “Creative Thinking”

Continuando con el tema iniciado por Roger, y siguiendo las enseñanzas de Edward de Bono, Raquel nos mostró que todos estamos capacitados para pensar de forma creativa. Lamentablemente, estamos “entrenados” para que no sea así. Los grandes enemigos de la creatividad: la rutina (hacer siempre lo mismo sólo nos permitirá conseguir los mismos resultados) y la percepción (un mapa mental limitado dificultará que nos permitamos pensar fuera de la caja).

El pensamiento creativo debe ser positivo (pensar en lo que podemos hacer, no en lo que no podemos hacer), debe ser prolífico (no auto limitarnos, dejar que la mente fluya tanto como sea humanamente posible) y debe ser juguetón (emulando nuestra niñez en la que todo era posible).

Tobias Rodrigues – “Conflict Management”

“Es casi imposible sonreír por fuera y no sentirse mejor por dentro” dijo Tobias al iniciar su ponencia. En 45 intensos minutos, nos dio tres herramientas para manejar conflictos.

  • Positividad (herramienta para pensar): Modificar nuestra forma de pensar sobre las situaciones de conflictos es el primer paso para solucionarlos (siempre que tengan solución). Una idea sólo puede ser potenciadora (booser) o destructora (bummer). Toda idea destructora o destructiva debe ser eliminada y transformada en una idea potenciadora. Preguntarnos: “¿Es esta idea potenciadora o destructora?”
  • Proactividad (herramienta para actuar): Mente y cuerpo son parte de un todo y, por ello, la una influye sobre el otro y viceversa. La idea conflictiva puede comenzar a deshacerse con el lenguaje corporal adecuado. Preguntarnos: Mi interlocutor, ¿me está viendo como enemigo o como amigo? ¿Está mi postura influyendo negativamente sobre la percepción que esa otra persona puede tener de mí? Es deseable mostrar un lenguaje corporal abierto y dirigido hacia la persona con la que hablamos.
  • Practicidad (herramienta para hablar): Para gestionar un conflicto de forma verbal debemos seguir tres pasos – (1) Describir la situación, (2) Expresar nuestros sentimientos, y (3) Mencionar nuestras necesidades. Si tiene solución y ésta es alcanzada, lo siguiente es llegar a un acuerdo y decidir qué hacer si el conflicto resurge.

Gran evento con muchísimos aprendizajes. Ahora toca reflexionar sobre ellos y luego ponerlos en práctica.

Imagen de www.247foto.com

¿Te gustó el artículo?

Suscríbete a mi newsletter y comienza a transmitir seguridad, a comunicar con pasión y a construir tu futuro.

Sin historias. Sólo contenido de valor.

Interacciones del lector

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *