Saltar enlaces

Creo que soy la persona perfecta: La arrogancia al hablar en público

Imagina que estás en una entrevista de trabajo y que, la persona que lidera el cotarro de las cuatro que te están entrevistando te pide que les expliques por qué eres la persona adecuada para el puesto de trabajo. Tras una exposición de dos minutos, terminas con la frase “…y por eso creo que soy la persona perfecta”.

¿Cuál es el problema de esta frase?

Humildad o arrogancia al hablar en público

Hace unos días, en mi más reciente curso sobre cómo hablar en público, una de las prácticas que ponía a los participantes era preparar un discurso de tres minutos en el que explicasen por qué son las personas adecuadas para ocupar sus respectivos puestos de trabajo. Uno de ellos, un chico con mucha presencia, seguridad y don de palabra, usó exactamente esa frase: “Creo que soy la persona perfecta”.

Tras su intervención, discutimos por qué esa frase chirría y puede resultar negativa. La respuesta: Es una contradicción absoluta.

Decir “creo” supone duda, inseguridad. Decir “perfecto” supone un nivel de autoconfianza tal que raya en la arrogancia.

La actitud es fundamental para conectar con el público

A la hora de hablar en público, la actitud hace mucho. Si nos mostramos cercanos y humildes, pero desprendemos autoridad, caeremos bien y nos harán caso (siempre que el mensaje tenga la suficiente lógica y vaya en línea con los valores de quien lo escucha). En cambio, cuando vamos de sobrados, como si fuéramos la última Coca Cola del desierto, caemos directamente mal. Y esto evita que nuestro mensaje logre su objetivo.

Autoridad y arrogancia no son lo mismo. Saber mucho de nuestro tema y transmitirlo con seguridad, naturalidad y soltura, no es igual que mostrar una actitud soberbia o altanera.

¿Cuál es la frase perfecta? 

La frase perfecta no existe. Al menos no una única frase ideal. Porque cada público es distinto, y cada empresa entrevistadora tiene su propia manera de ver las cosas.

No obstante, en lugar de “creo ser la persona perfecta para este puesto”, podría tener mejor resultado decir “soy la persona adecuada para este puesto” y luego explicar por qué. Evitando el “creo” no mostramos inseguridad, destructora de la autoridad. Evitando el “perfecta” mantenemos la humildad, necesaria para caer bien y que nos escuchen.

Por eso, muestra tu nivel de autoridad con seguridad y aplomo, pero recordando que sólo siendo humilde encontrarás la llave que te llevará al corazón del público.

¿Qué opinas tú? ¿Qué hace falta para transmitir autoconfianza sin parecer un sobrado?

ENTRADA RELACIONADA:

Imagen de Mark Faviell

¿Te gustó el artículo?

Suscríbete a mi newsletter y comienza a transmitir seguridad, a comunicar con pasión y a construir tu futuro.

Sin historias. Sólo contenido de valor.

Interacciones del lector

Comentarios

  1. Sebastián,

    Yo iría incluso un poco más lejos.

    Decir “soy la persona perfecta” o “soy la persona adecuada” no deja de ser un discurso centrado en el orador.

    Si realmente queremos convencer a nuestro entrevistador, tenemos que darle la vuelta al argumento y basarnos precisamente en la persona y la empresa que nos entrevista.

    La respuesta a esa pregunta no debería estar tan centrada en nuestras cualidades sino en cómo estas cualidades pueden contribuir a resolver sus problemas.

    En cualquier caso, estoy totalmente de acuerdo contigo en que, sin humildad, no sirve de nada ser los mejores.

    Saludos!

    Roger

    • Estoy de acuerdo, Roger. El centro del discurso debe ser el público (en este caso, el entrevistador y su empresa). No obstante, no todas las frases en una ponencia pueden ser pronunciadas en esos términos. Sobre todo si se nos pregunta expresamente “por qué nosotros y no otros”.

      Abogo por pensar siempre en qué podemos aportar y hacerlo explícito. Pero al final, decir “y por eso soy la persona adecuada” le añade rotundidad al discurso y refuerza la imagen de autoridad del ponente.

  2. Hola Sebastián y amig@s,

    Muchas gracias por todo lo que nos aconsejas. Es muy importante el conocer todo esto.

    Para mí la frase “adecuada” podría ser también la de “Me considero la persona adecuada para el puesto”. ¿Qué crees? Gracias por todo!!

    Saludos,

    • Hola Pilar. Si somos puristas, decir “me considero” tampoco es 100% rotundo, aunque no tango dudoso como “creo”. No obstante, creo que muy poca gente se fija en tal nivel de detalle, por lo que “entiendo” 🙂 que la frase está bien.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *