Saltar enlaces

Creatividad para dummies y cómo hacer presentaciones distintas

Con los años me voy dando cuenta de que no soy el tipo más creativo del mundo. No porque me falte intelecto o capacidad de inventiva. Más bien porque me aferro a mis ideas preconcebidas y me cuesta salirme de ellas.

Hace unas semanas hice un ejercicio de reconocimiento. Envié un email a varias personas de mi círculo cercano y les hice dos preguntas:

  1. ¿En qué consideras que soy bueno?
  2. ¿Dónde crees que debo mejorar?

Dos amigos cercanos me dijeron que debo aprender a ser más flexible y permitirme pensar fuera de la caja (think out of the box) más a menudo. De hecho, Eva, mi mujer, me dice con frecuencia que soy muy “alemán” para determinadas cosas. Que cuando se me mete algo en la cabeza, tiene que hacerse así. Sí o sí…

Esto me ha ayudado a conseguir muchas cosas. Pero, ¿es posible que un poco más de cintura y mano izquierda me hayan abierto muchas otras puertas? Sí.

Los cinco grandes rasgos de la personalidad

Hace unas semanas, escuchando una entrevista con el Dr. Robert Bilder de la Universidad de California, Los Ángeles, me topé con el “modelo de los cinco grandes” rasgos de la personalidad. Éste analiza la personalidad del individuo en un marco de cinco factores que, en inglés, componen el acrónimo “OCEAN” (océano).

O – Openness: Apertura a nuevas experiencias.

C – Conscientiousness: Responsabilidad o voluntad de logro.

E – Extraversion: Extroversión.

A – Agreableness: Amabilidad o afabilidad.

N – Neuroticism: Inestabilidad emocional o neuroticismo.

El Dr. Bilder decía en la entrevista que, para progresar, es necesario experimentar cierto nivel de incomodidad. Y que sólo cuando experimentamos incomodidad logramos cambiar. Por ello, de entre estos cinco factores, el más relevante a la hora de obtener resultados distintos y cambiar la propia situación es el primero, “apertura a nuevas experiencias”.

Según los investigadores, las personas abiertas a nuevas experiencias son intelectualmente curiosas, abiertas a la emoción, sensibles a la belleza, y están dispuestas a probar cosas nuevas. Suelen ser más creativas. Y con la creatividad se abren muchas puertas. 

La creatividad permite destacar en prácticamente cualquier área

Y de entre las puertas que abre la creatividad está la atención de los demás. Esa atención que logramos en las personas cuando ven o experimentan algo novedoso.

Vivimos en una era en la que hay tanto “ruido”, tantas distracciones, que una de las más importantes claves para conseguir el éxito es la diferenciación. Porque ante un sinnúmero de competidores que venden lo mismo, quien es creativo y lo hace distinto destaca. Resalta sobre el resto y, en consecuencia, despierta la curiosidad de los demás.

¿En qué te diferencias de los demás?

¿Qué te hace especial?

¿Por qué deberíamos escucharte a ti y no a quien tienes al lado?

Diferenciación y creatividad al presentar

Hace dos años, para la Conferencia de Área de Toasmtasters que organizamos en Mallorca, invité a mi colega Roger Prat a dar una charla sobre creatividad. Juzgando por los primeros dos minutos de su ponencia, parecía que iba a ser una presentación como cualquier otra. Pero el muy listo, con esto, lo que buscaba era despistar. De repente hizo algo que nadie en la sala había visto nunca.

En la pantalla, proyectó un vídeo en el que salía él mismo vestido de blanco y de nuevo vestido de negro. Los dos personajes interactuaban entre sí discutiendo sobre creatividad en las presentaciones. Pero el súmmum llegó cuando sus “yo” digitales comenzaron a interactuar con su “yo” de carne y hueso. El mismo que estaba frente a nosotros haciendo una presentación en directo.

Haciendo uso de la genialidad y apoyándose de la tecnología, nos dejó boquiabiertos. Y hoy, dos años después, todavía se habla de esa presentación, por la sencilla razón de que fue distinta y genial a la vez. Fue realmente creativa.

Cómo no ser creativo al hablar en público

Insisto. No soy un tipo muy creativo. Pero sí he aprendido a ser observador. Y los años de estudio sobre cómo hacer presentaciones exitosas me han ayudado a entender que la gran mayoría de las presentaciones siguen patrones similares:

  1. Proceso de planificación pobre: Un mensaje no muy bien pensado.
  2. Poca preparación: Todo hecho a último minuto, sin tiempo de ensayo.
  3. Diapositivas tipo teleprompter: Uso del PowerPoint como chuleta para quien presenta.
  4. Exceso de formalidad: Desaparece el humano y aparece el robot.
  5. Uso desmedido de jerga: Para sonar interesante y con nivel intelectual superior.
  6. Exceso de información: Que se note que hemos hecho los deberes.

Y esto por mencionar sólo unas pocas de las tantas cosas que hacen de las presentaciones habituales unos verdaderos tostones vomitivos.

De verdad, piénsalo un momento y dime, ¿cuántas veces has sufrido presentaciones que hayan cumplido con ese perfil? De ésas de las que has salido con la sensación de haber perdido el tiempo. Y de las que, pocos minutos después, no recuerdas nada más que lo mal que lo hizo el ponente. ¿Te suena?

Para hacer presentaciones distintas no hay que ser erudito 

Para ser creativo no hay que hacer magia. No es necesario lanzar cohetes, salir en tanga ni hacer desaparecer a nadie. La creatividad para dummies (como yo) comienza simplemente con una cosa: apertura a nuevas maneras de hacer las cosas.

¿Que todo el mundo inicia con “buenos días”? Nadie ha dicho que “buenos días” tiene que ser la primera frase al hablar en público. Puede muy bien ser la segunda, la tercera o incluso la décima.

¿Que todo el mundo lee sus diapositivas? Pregúntate cuántas veces le has perdido la paciencia a alguien porque su presencia consistía en leer texto proyectado en una pantalla.

¿Que todo el mundo termina con la ronda de preguntas? Nadie ha dicho que no puedes recuperar el control y terminar con tu propia conclusión después de las preguntas.

Para hacer presentaciones creativas, lo primero es salir del montón y comenzar a hacer las cosas bien y con cabeza.

Sólo esto te dará una ventaja competitiva brutal y te hará instantáneamente capaz de despertar la atención de los demás. De repente la gente te verá de manera distinta y te escuchará con mayor detenimiento. Y pasarás a ser la persona que rompió el molde y cambió la manera de presentar en la empresa, en el círculo profesional, o en el social.

Y justo en ese momento (utópico) en el que los demás entiendan que tu manera de hacerlo es la adecuada y poco a poco comiencen a copiarte, esa ventaja competitiva se irá desvaneciendo. Puede que ahí ya sea hora de hablar sobre creatividad con un profesional.

Pero hasta entonces, basta con que te lo curres mucho y lo hagas bien. Con eso destacarás lo suficiente como para que tus ideas lleguen muy lejos.

¿De qué otra forma logras que tus presentaciones sean distintas? ¿Cómo usas tu creatividad a la hora de hablar en público?

ENTRADA RELACIONADA:

Crédito de imagen.

¿Te gustó el artículo?

Suscríbete a mi newsletter y comienza a transmitir seguridad, a comunicar con pasión y a construir tu futuro.

Sin historias. Sólo contenido de valor.

Interacciones del lector

Comentarios

  1. Ser creativo acostumbra a ir asociado al miedo.

    Recuerdo perfectamente los instantes antes de la presentación que comentas, en Mallorca. Un mar de dudas revoloteaban por mi cabeza. ¿Va a gustar la presentación? ¿Seré capaz de hacerlo bien? ¿No será demasiado atrevido?…

    El primer paso para poder ser creativo es atreverse. Es tener confianza en uno mismo y atreverse. Atreverse a fallar. Porque es atreviéndote a fallar cuando puedes lograr el éxito. De lo contrario, para no fallar, acabarás haciendo una presentación típica como la que has descrito en tu artículo.

    También recuerdo los comentarios y felicitaciones al concluir la presentación. También recuerdo la larga ovación en la cena de clausura de la Conferencia. Y la sensación de felicidad que experimenté esa noche, una vez en la cama, pensando en como había salido todo.

    Esa es la recompensa para aquellos que se atreven.

Trackbacks

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *