Saltar enlaces

Transmite credibilidad con la voz

credibilidad usar la voz

Una de las claves de la persuasión es la pasión que muestra quien habla sobre el tema del que está hablando. La pasión y el entusiasmo se contagian y muestran que estamos completamente seguros de que lo que vendemos es la caña.

Pero cuando no mostramos seguridad en eso que vendemos haciendo parecer que no nos lo creemos, es prácticamente imposible que la gente crea en nuestro mensaje y, por tanto, lo compre.

Una manera para transmitir credibilidad y autoridad al hablar en público consiste en usar un tono de voz rotundo y que no transmita duda. Te lo muestro en este vídeo.

¿Qué opinas? ¿En qué otras circunstancias usar un tono de voz u otro puede tener impacto en el resultado? Compártelo en el campo de comentarios.

ENTRADAS RELACIONADAS:

¿Te gustó el artículo?

Suscríbete a mi newsletter y comienza a transmitir seguridad, a comunicar con pasión y a construir tu futuro.

Sin historias. Sólo contenido de valor.

Interacciones del lector

Comentarios

  1. Excelente vídeo, existe elemento claves que se nos escapan a la hora de una presentación y hay otros que empleamos pensando que son correctos o tienen el toque necesario para captar la atención.

    Gracias Sebastián!

    • Gracias Christiam. Hay muchas cosas que se nos escapan cuando hablamos en público… Lo importante es practicar e ir mejorando con cada intento.

  2. Hola, Sebastián!

    Cuando aprendí a hablar en público empecé también a estudiar arte dramático. La combinación de ambas formaciones me hizo tomar muchísima conciencia sobre mi voz y la forma de utilizarla. Recuerdo que para mí fue todo un descubrimiento darme cuenta de que podía emplear la voz para conseguir mis objetivos como comunicadora. Hasta ese momento había pasado olímpicamente de mi voz (y eso que siempre me han dicho que es muy bonita y rotunda). Mi primera reacción fue: “Hala, ¡puedo hacer todo esto con mi voz!”. Luego recuerdo que pasé por una etapa en la que el foco de toda mi atención pasó a estar en mi manera de hablar; fueron unos meses súper bonitos en los que me reconcilié con mi voz, a la que, como te digo, nunca había tenido en cuenta. Ahora disfruto hablando y jugando con la voz. ¿Quién me iba a decir que uno podía pasárselo bien simplemente hablando? 🙂

    Un abrazo!

    Irene

    • Gracias por compartir tu experiencia, Irene. Yo también me divierto hablando y creo que todo el mundo puede llegar a pasárselo bien a fuerza de practicar y obtener pequeños logros.

Trackbacks

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *