Saltar enlaces

¿Hablamos el mismo idioma?: Cómo entendernos mejor

¿Hablamos el mismo idioma?Soy dominicano y vivo en España desde 2004. Cada vez que estoy de viaje de vuelta en mi país, mis compatriotas se ríen de mi manera de hablar… Me toma unos días cambiar el chip y volver a “modo dominicano”. Pero cuando lo logro, siempre me queda un deje “español”, un acento casi castizo y es precisamente eso lo que les causa gracia. Todo porque en 2005, cuando comencé a trabajar en el aeropuerto de Madrid, mis compañeros (españoles) no entendían la mitad de las cosas que decía. Y como me da pereza tener que repetir las cosas, comencé a (intentar) hablar como ellos, y el resto es historia.

Hace unos días Chris Brogan, en uno de sus boletines dominicales, hablaba sobre cómo el lenguaje crea conexiones y genera confianza. Cómo el compartir cierto lenguaje facilita la conexión con los demás. Pero debido a la gran diversidad cultural, sobre todo ante públicos cosmopolitas, es complicado usar un lenguaje que tenga sentido para todos. Dos soluciones: lo visual y la jerga.

Hablando el mismo idioma que el público

Visual

Usando imágenes y recursos visuales podemos comunicar nuestro mensaje a (prácticamente) cualquiera. Incluso si esa persona no habla nuestro idioma. ¿No valía una imagen el equivalente a mil palabras.

Jerga

No me refiero a nuestra jerga (local o técnica); ésa aleja. Su jerga; ésta acerca. ¿Qué frases utilizan habitualmente? ¿Qué terminología tiene sentido en su entorno? ¿Qué tema está de moda en su círculo? Si somos capaces de usar sus modismos (aunque sea una vez, y evitando “aberraciones” del lenguaje), sentirán que somos parte de su círculo de confianza.

Ambas soluciones son muy poderosas, aunque me atrevería a decir que la segunda es más que la primera. Después de todo, no hay nada como hablar el mismo idioma para facilitar el entendimiento entre dos partes.

Imagen de egoten

¿Te gustó el artículo?

Suscríbete a mi newsletter y comienza a transmitir seguridad, a comunicar con pasión y a construir tu futuro.

Sin historias. Sólo contenido de valor.

Interacciones del lector

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *