Saltar enlaces

El peor Feedback que puedes darle a alguien y bienvenida a mi primer Troll

troll

¿Qué es lo que despierta en algunas personas la necesidad de hacer daño de manera gratuita?

El viernes pasado, un lector que se hace llamar Jack me dejó el siguiente comentario en el blog:

“Hablas mucho de tus vivencias y todo lo que decís gira en torno a ti. ¡Me caes mal!” tweet

Puedes ver el comentario en esta entrada.

Reconozco que soy de los que, cuando ve que tiene un mensaje nuevo se emociona y va corriendo a leerlo. Me encanta generar conversación y que mis lectores reaccionen con mi contenido. Es cierto que prefiero un mensaje positivo, pero también sé que no tengo siempre la razón y que, como dice Carlos Bravo de Marketing de Guerrilla, discrepar es bueno.

Pero este feedback no fue una pura discrepancia para generar debate y aportar valor. Fue un ataque directo y, su autor, un “Troll” o “Hater”, como se les llama en el mundo online. Wikipedia dice que un “Hater” es un usuario que desprecia, difama o critica destructivamente.

Víctor Martín, experto en Marketing Online y Redes Sociales y con quien hice una entrevista hace un par de semanas, dice que no eres nadie en la blogosfera hasta que no tienes tu primer “Hater”. Y Jack, amigo mío, eres mi primer “Hater”, y por eso quiero agradecer tu comentario de todo corazón. No sólo porque me has otorgado el título de “persona 2.0”, sino porque me has dado ideas para generar nuevo contenido.

Feedback Negativo vs Feedback Constructivo

En los últimos años he aprendido que para mejorar en cualquier área de la vida, no basta con practicar. De hecho, como digo frecuentemente, la frase “la práctica hace al maestro” es una falacia. La frase verdadera es “la práctica deliberada hace al maestro”. Porque practicar mil veces algo que haces mal lo único que logra es afianzar la mala práctica.

En cambio, cuando practicas, recibes feedback, usas la parte útil y la incorporas en tu forma de actuar, la siguiente vez que practiques lo harás un poco mejor. Y con cada nueva iteración, estarás un paso más cerca de la excelencia.

Pero en la vida, en el mundo online y al hablar en público, el feedback negativo no sólo no aporta, sino que daña. Por naturaleza, los humanos somos sensibles a la crítica. Cuando recibimos una crítica y la percibimos como negativa, nos cerramos en banda y ponemos una barrera psicológica entre el mensaje y nosotros. Con esto intentamos evitar que nos dañen y, en consecuencia, descartamos el comentario y lo catalogamos como inválido. En la gran mayoría de los casos, este tipo de comentario viene con buenas intenciones, pero el hecho de estar formulado con poca elegancia hace que no tenga éxito.

Para que el feedback funcione, no sólo hay que evitar la parte negativa y no ir a la yaga. Como somos sensibles, la manera más efectiva de evitar que caiga esa barrera psicológica es comenzar con algo positivo, luego continuar con lo constructivo, para terminar en una nota positiva. O lo que llaman el método del sándwich, donde el pan es lo positivo y el relleno es lo constructivo.

Como habrás podido ver, hablo de “constructivo” en lugar de “negativo”. Cuando dices “sólo hablas de ti, me caes mal” sólo te fijas en la parte negativa y eso no aporta valor. Podría encontrar dicho valor leyendo entre líneas, pero como se trata de un ataque sobre mi persona, lo último que busca mi mente (al menos con una reacción en caliente) es encontrar la pieza de aprendizaje. En cambio, si dices algo así como “tus experiencias personales están muy bien, pero me ayudarías más si me contaras los casos de otras personas”, en el fondo estás diciendo lo mismo, pero me das la oportunidad de entender lo que te hace falta y darle a tu comentario la oportunidad de hacerme mejor persona o mejor profesional.

El nicho es fundamental

De todas formas, cuando te dedicas a un negocio concreto, una de las peores cosas que puedes hacer es intentar serlo todo para todos, ya que eso te termina convirtiendo en nada para nadie.

Cuando en lugar de dirigirte a un nicho de mercado específico intentas abarcar a todo el que puedes, dejas de ser especial. Dejas de competir en un área muy concreta para convertirte en un “commodity”, compitiendo en un mercado en el que la única diferencia termina siendo el precio. Y se hace francamente evidente el famoso dicho:

“El que mucho abarca, poco aprieta”. tweet

Porque al no ser capaz de diferenciarte, no entras en una categoría específica y finalmente no enamoras a nadie. Pero aunque te especialices y vayas a un nicho muy específico, nunca serás capaz de fascinar a todo el mundo.

Dicen que, cuando presentamos, nuestro público se divide en tres categorías:

  • Los que nos aman: Aproximadamente un 5%.
  • Los que nos odian: Aproximadamente un 5%.
  • Los indecisos: El restante 90%.

Gráficamente explicado en la campana de Gauss de más abajo, esto indica que tienes a una parte del público que de entrada te adora, por tu linda cara o porque les caíste bien desde el inicio. En el otro extremo hay detractores que, por mucho que trates, nunca les caerás bien. Y finalmente, el grueso de la gente, a la que tienes que dar los argumentos necesarios para que se convenzan de que seguirte es una buena idea.

campana de Gauss

La clave está en trabajar en que ese 90% se pase al bando del 5% positivo, y con el dolor de tu palma, olvidarte del 5% que te odia y que no hará más que hacer todo lo que esté en sus manos para probar que no tienes razón.

Las historias enganchan

Y para convencer a ese 90% que conforma la gran mayoría de la gente, hay que engancharlo de alguna manera. En función del tipo de público que sea, la manera de engancharlos tenderá más a la razón o a la emoción.

En junio de 2013, Harvard Business Review publicó el informe “How to Give Killer Presentations”, escrito por Chris Anderson, anfitrión y propietario de los derechos de las conferencias TED. Dentro de este informe hay una aportación de Nancy Duarte sobre cómo encontrar la mezcla adecuada entre información y narrativa.

Nancy dice que todas las presentaciones caen dentro de un marco en el que los extremos son el informe y la historia. El informe está lleno de información estadística, pero no engancha. La historia ayuda a conectar, pero en muchas ocasiones, las personas quieren datos también.

Más concretamente y, con proporciones distintas de ese “mix” entre datos e historias, encontramos dos tipos de presentaciones en los extremos de este espectro: la presentación científica y el discurso motivacional. En una prima la información estadística y en otra la emoción. Entre medias encontramos la presentación financiera, el lanzamiento de producto y el pitch ante inversores.

En todos los casos, tenemos que ser capaces, como ponentes o creadores de contenidos, de lograr la mezcla adecuada entre razón y emoción que logre enganchar a nuestro público. A ese nicho específico al que nos estamos dirigiendo en función de nuestra propia especialidad.

Pero por poca que sea la proporción de emoción que incluyamos en nuestro contenido, algo hay que incluir para no perder a quien nos escucha. Porque los datos no son suficientes para cautivar a una audiencia y lograr que nos escuche durante un periodo prolongado. Y el storytelling es una herramienta muy efectiva para proporcionar ese toque de emoción que buscamos.

En los últimos años, tras escuchar muchos discursos y muchas presentaciones, me he fijado en que las historias más efectivas a la hora de enganchar al público son las anécdotas personales. Ésas en las que, hablando desde la propia experiencia, el ponente nos cuenta cómo pudo superar una situación determinada hasta lograr su meta, cualquiera que fuese. Porque cuando hablamos desde la propia experiencia, lo hacemos desde una postura de credibilidad (porque nadie conoce mejor nuestra historia que nosotros mismos) y desde la humanidad (que es lo que une a las personas).

En su comentario, Jack me decía que hablaba mucho de mis propias vivencias. Y es que son esas vivencias las que me han ayudado a aprender lo que sé hoy y las que me permiten compartir contigo todo lo que conozco, con el fin de ofrecerte información útil, que aporte en tu proceso de desarrollo.

Sí, posiblemente incorporar historias y casos de otras personas más a menudo serviría para ampliar el campo de acción y maximizar tus oportunidades para mejorar. Pero no es que no lo haga, como habrás podido leer en este artículo reciente sobre cómo modelar el éxito.

Lo que importa es aportar valor 

Al fin y al cabo, de lo que trata todo esto es de aportar valor y ofrecer un beneficio claro. Hablando en público y publicando contenido, si quien escucha o lee no entiende lo que gana como consecuencia de prestar atención a quien comunica, la relación entre ambas partes terminará más temprano que tarde. Ya sea alguien con intención de hacer daño o simplemente alguien que sólo pasaba por ahí, escuchó, no le interesó y siguió de paso.

Y por eso, si en algún momento sientes que no estás obteniendo valor, un beneficio claro y específico, si no estoy aportando en tu proceso de desarrollo como profesional y como persona en el ámbito de la comunicación, te pido que me lo digas y me des tu feedback. Y que con toda la sinceridad del mundo me expliques cómo puedo ayudarte a alcanzar tus metas. Porque con este blog, eso es lo único que quiero: darte las herramientas de comunicación necesarias para que alcances todas tus metas.

Si has pasado en más ocasiones por Declamatoria y el contenido que has leído te ha aportado valor y te ha ayudado a mejorar, por favor déjame tu comentario. Y si es la primera vez que pasas por aquí, y éste tu primer artículo, por favor dime qué opinas al respecto. Prometo, como siempre, que contestaré a tu comentario de manera personal. Mil gracias por tu feedback.

Crédito de imagen y crédito de gráfico.

¿Te gustó el artículo?

Suscríbete a mi newsletter y comienza a transmitir seguridad, a comunicar con pasión y a construir tu futuro.

Sin historias. Sólo contenido de valor.

Interacciones del lector

Comentarios

  1. Yo hace tiempo que encuentro de valor tus reflexiones en este blog. Además conforme pasan los meses aportas cosas nuevas, diferentes, y gracias a TU experiencia personal. Concretamente me gustan mucho las entrevistas que haces, ya te lo he manifestado con anterioridad.
    Sigue con ello, por cada Troll tendrás 10 Elfos que te animen

    • Muchas gracias Pedro y a los Elfos que me animan 🙂 Pronto vendrán más entrevistas. Estoy en conversaciones con personas muy interesantes.

  2. Sebas, yo soy un indeciso que cada vez me caes mejor pero, sobre todo, cada vez eres más útil para mi negocio. Mi más sincera enhorabuena por el troll…te ha sacado lo mejor de ti…

    • Me encanta saber que te estoy siendo útil, más allá de que te esté cayendo mejor. Mil gracias por tu comentario Edu.

    • Si fuera facebook pondría me gusta! a este comentario de Eduardo, al final del dia si uno está en actitud de recibir todo para crecery despues compartirlo el resultado es un buen contenido para compartir! Por los que seguimos declamatoria debo darle las gracias a Jack y claro a ti Sebastian por mantener la actitud!

      • Gracias a ti Nancy. Efectivamente, la actitud (positiva) es fundamental para aprender y crecer.

  3. Enhorabuena, Sebastián, no pasas desapercibido, wow!!

    ¿Qué mejor forma que dar a conocer los conocimientos que hablando desde las propias experiencias?

    Creo que el troll está acostumbrado a leer/ver a personas que “Se leen un libro” y hablan sobre lo que han leído porque no pueden aportar ninguna experiencia…

    Ya te lo dije una vez y te lo vuelvo a repetir, te leo desde el 2012 y me ha sido de gran ayuda. Gracias por compartir tus experiencias, Sebastián!!

    • ¡Qué ilusión que lleves tanto tiempo leyendo lo que escribo! Me reafirma y me anima a seguir haciéndolo. Muchas gracias por tu comentario Ana. Por muchos años más 🙂

  4. Hola Sebastián, enhorabuena por tu blog y tu nuevo troll.
    Es una satisfacción ver tu evolución de dar charlas inspiradoras tn TM Madrid a enseñar y compartir tus conocimientos con otras personas con tu blog y tus cursos. Mucho animo y adelante que somos muchos los que disfrutamos de tus posts… Y podcast como el de hace un mes!

    • ¡Cuánto tiempo Pedro! Me alegra mucho verte por aquí y saber que disfrutas de los posts. Un abrazo.

  5. Sebastián, mi más sincera felicitación por este post, y por tu blog en general.
    Creo que tiene mucho mérito que seas capaz de generar contenido de valor de manera continuada. Son pequeñas ideas sencillas, que están basadas en tus experiencias personales, pero que siempre van más allá añadiendo reflexiones que pueden aportar luz al día a día de otras personas. Enhorabuena y gracias por tus posts!

    • Gracias a ti Cristina por por el apoyo y por tu amable comentario. Espero que lo que escribo te esté resultando útil.

  6. “Lo que no te mata, te hace más fuerte.” Y esto sucede cuando, sin ser masoquistas, sabemos como tú en este caso, sacar lo mejor de nosotros mismos dentro de la adversidad. Dicen también que “no hay mal que por bien no venga” y éste no es más que otro ejemplo que lo ratifica, por el revulsivo que ha supuesto para ti y por la fuerza que recibimos tus “followers”. Gracias Seb por tus sabios consejos y por tus siempre atinados comentarios que tanto nos ayudan a quienes nos sentimos ávidos de mejorar en la ARTE de la comunicación.

    • Desde luego a primera vista es desagradable, pero viéndolo desde fuera, como casi todo, tiene su parte positiva. Y la parte positiva de este caso ha sido aprender algo nuevo, compartirlo y recibir feedback por ti y por otros lectores. Muchas gracias por tu comentario Miguel.

  7. “Pon un troll en tu vida y escribe el mejor artículo de ella”

    Sebas, ¡enhorabuena!

    Siempre que leo tus artículos pienso que es muy dificil generar contenido interesante de algo como es hablar. Gracias a tus vivencias y a tu forma de relatarlo nos enganchas.

    Me gusta que saques lo positivo de esta experiencia, y lo compartas en un post. Todos recibimos en ocasiones comentarios tóxicos e hirientes y no todos sabemos reaccionar tan bien como tu.

    Sigue escribiendo maestro, somos muchos a los que “nos caes bien, porque hablasvde tus vivencias”

    • Mil gracias por tu comentario Norma. Me anima a seguir escribiendo sobre mis propias experiencias. Tú también me caes muy bien 😉

  8. Normalmente uno se crea enemigos cuando entra en polémicas. No creo que sea para nada el caso de este blog.

    ¿Seguro que no estaba preparado? Muy buenas lecciones sacadas de este “incidente”. Además da un giro a lo que yo esperaría de este caso que resulta de lo más morboso. Lo normal sería ignorar ese comentario o incluso eliminarlo. Sin embargo te has tomado tu tiempo para buscarle el lado positivo.

    Bueno: una vicencia más que añadir a tus historias. ¡Bien aprovechado!

    • La verdad es que no lo tenía preparado, Joan. Me pilló fuera de base. Pero tuve todo el finde para pensarlo. Morboso es desde luego y entrará en mi portfolio de anécdotas. Gracias por tu comentario.

  9. Lo que más me gusta de tu blog es que contás lo que te sucede a vos. Eso te hace un ser humano normal y corriente y, entonces, si vos podés disfrutar de hablar en público, cualquiera de nosotros puede hacerlo.

    Gracias por el respeto y la responsabilidad con que escribís cada artículo. Es un placer leerte.

    Saludos desde Argentina.

    • Gracias a ti por tu comentario Melisa. Y sí, tienes toda la razón, lo que escribo lo comparto porque todo el que se lo propone puede hacerlo.

  10. Hola Sebastián,
    hay una frase famosa que dice que los haters no son más que admiradores secretos que no entienden por qué te quieren tantos.
    A ti te quieren muchos, así que es normal que de vez en cuando esto suceda. Es un buen indicador de éxito 🙂
    Un fuerte abrazo

    • Gracias Víctor. Entonces espero que pasen muchos “trolls” más como indicador de que todo va viento en popa y a toda vela.

  11. Yo admiro a las personas que dedican su tiempo de manera altruista para ayudar a los demás a ser mejores personas. Tú lo haces, y te admiro por ello. Le robas mucho tiempo a tu vida, a tus seres queridos, a tus hobbies, etc. para crear valor para los demás, y eso es digno de reconocimiento.

    Y es verdad, a todos nos gustaría caerle bien a todos, y más cuando uno no hace nada malo, pero bueno, es simplemente una ilusión porque eso no existe. Tenemos que darnos cuenta de que es irreal, y desearlo es anhelar un imposible. Así que no te preocupes, sigue así y a los que le caes “mal” simplemente se lo pierden.

    Un abrazo

    • ¡Wow, gracias por este comentario Verónica! Lo hago porque me gusta. Pero, sobre todo, me gusta saber que aporta.

      Y sí, es una ilusión. Vivo en un mundo “color de rosa” en el que me da la impresión de que le caigo bien a todo el mundo hasta que se demuestre lo contrario. Pero lamentablemente, fuera de la zona de confort, a veces se demuestra lo contrario.

      Un abrazo para ti.

  12. Sebastián, tus aportaciones son como vitaminas, imprescindibles para los que queremos nutrir nuestras habilidades de comunicación. He aprendido a dar buen feedback gracias a tus prácticos consejos. La habilidad para dar feedback de manera efectiva nos hace mejores comunicadores y mejores líderes. No nos dejes sin vitamina!! GRACIAS !!.

    • Qué alegría me da leer esto. El feedback es importantísimo y saber darlo bien es fundamental. Gracias por tu comentario Olga.

  13. Hola Sebastián,
    precisamente lo que aporta valor a tu blog y te hace diferente de los narradores de historias ajenas o inventadas y cuentacuentos de teorías de libros, es el análisis que haces de tu experiencia personal. Todos vivímos situaciones diversas pero no siempre nos paramos a desmenuzarlas. A aquellos que no les guste tu forma de vivir y sentir, que no te sigan, pero somos muchos los que abrimos el correo con alegría para saborear tus comentarios y dede aquí te animamos a que continúes compartiendo.
    Gracias Sebastián!

    • Mil gracias por este comentario Carmen. Me encanta saber que abres mis correos con tanta alegría 🙂

  14. Hola Sebastián:
    Pues a mi me parece que hables de tu experiencia personal y no de teoría fría es un plus. El principal valor de lo que nos ofreces en tu blog es la visión de una persona que siente pasión. También me resulta muy útil las referencias que nos das de los libros u otros recursos que has leído.
    Ánimo, somo muchos los que te seguimos.
    Muchas gracias por compartir tus experiencias y tus reflexiones con nosotros.
    Un abrazo

  15. ¡Eres un genio Sebastián!, admiro mucho lo que haces e intento seguir muchos de tus pasos hacia el desarrollo personal.
    En mi opinión creo que le has dado el giro perfecto a esa crítica porque, no sólo te has enriquecido de ello sin perder el estandarte de “ayudar a otros”, sino que además lo has llevado a tu terreno de forma elegante y subliminal ayudándole a “ser protagonista” en tu espacio (creo que al fin y al cabo buscaba llamar tu atención y la de los lectores) y lo has hecho pero describiendo a la perfección el rol que cumple en ésta: “tu función”
    ¡¡Enhorabuena!!
    A ver si este año puedo conocerte personalmente y enriquecerme de tus conocimientos, que al final, entre una cosa y otra…

    Un abrazo.

    • Mil gracias por el comentario y por el cumplido, Laura. Si estuvieras aquí verías que me he puesto algo rojo 🙂

      Yo también espero que podamos coincidir pronto. La idea es dar formación en Barcelona pronto.

      Un abrazo para ti también.

  16. Hola Sebastián:
    Hace unos meses que me embargué en el mucho de la comunicación y sigo tu blog con mucho interés. En cada uno de tus artículos he sacado algo interesante y novedoso y, si no, pues me ha servido para reforzar algunos conocimientos que ya tenía pero estaban un poco oxidados o confusos.
    Yo también soy amiga de contar historias personales, porque toda tu fisiología se pone de tu parte y el oyente lo nota, conecta contigo. Aunque creo también importante que esa historia y el mensaje estén alineados con tus valores y principios. Si no es así, también se nota. Sólo hay que ver el espectáculo que hemos podido ver estos días con las elecciones, escuchando a políticos hablando desde el oportunismo y sin creerse realmente lo que estaban contando.
    Muchas gracias por tus artículos y experiencias. Seguiré leyendo. Y puede que incluso comente más, ahora que le he cogido el gusto.
    Un saludo

    • ¡Cuánta verdad! Si la historia que cuentas no está alineada con tus valores y principios, se viola uno de los principios fundamentales para la conexión: autenticidad.

      Prefiero no hablar de política porque no sé nada al respecto. Pero entiendo lo que dices y, con lo poco que he visto, comparto tu opinión.

      Gracias por tu comentario, Pilar, y espero que vengan más 🙂

  17. Hola Sebastián me alegra mucho poder recibir tus comentarios y estar leyendo tu blog. me han sido de mucha ayuda tus artículos, vídeos y aportes. soy ingeniero y docente y construyo mucho en mis dos profesiones. repito tu ayuda ha sido muy valiosa para poder comunicarme con la gente que me rodea, sobre todo con mis estudiantes y en algunas conferencias que he tenido en la empresa donde laboro.
    agradezco mucho los que haces y si puedo ayudar en algo ten la seguridad que lo haré.
    mil gracias

    • Mil gracias a tu por seguirme y por tu comentario Ernesto. Me ilusiona mucho saber que lo que has leído aquí te haya sido útil en el trabajo y en el aula.

  18. Buenas tardes Seb,

    Ante tal aluvión de comentarios positivos ante tu primer troll y, tras tu maniobra de convertirlo en otro constructivo post, al final, quizás, creo que le tendrías que dar las gracias a Jack. Normalmente, no soy de los que lee los comentarios de otros, suelo dar el mío y a seguir con mi vida. Esta vez no ha sido así y me ha gustado mucho leerlos todos.

    A mí me gusta lo que haces desde tu famoso primer speach allá por la boda de tu primo. Te he leído, te he visto en video en uno de tus numerosos speaches en Toastmaters, aún no escuche tu podcast que espero hacer en breve, he aprendido con tus cursos y disfruto de tu conversación en persona. De todo ello, lo que más me llega son tus historias personales. Te invito a que sigas en esa línea.

    Elegante e inteligente, de nuevo, te envío mi más sincera enhorabuena por este post.

    Firmado: Elfo Toni 😉

    Un fuerte abrazo Sr. Declamatoria

    • Yo también tengo que agradecer a Jack. Ha permitido que tú y el resto de lectores hayan comentado.

      A mí también me cuesta leer los comentarios ajenos en los blogs de otras personas. Pero tengo que reconocer que aportan un valor adicional al contenido publicado.

      Mil gracias por tu aportación y por el momento de nostalgia, Toni.

      Un abrazo.

  19. Buenas tardes Sebastián Primer Articulo que leo y me parecio excelente, todo el material que he conseguido en tu blog esta interesante y me va a ayudar mucho, etoy a punto de abrir mi propio blog en un sitio web que estoy creando sobre religión yoruba (www.soysantero.com) y empezare a hablar en publico sobre marketing 2.0 que es mi profesión.
    para el caso de Jack Aquí en Venezuela usamos un refrán popular “Dime lo que criticas y sabre de que careces”

  20. Hola Sebastian, me gusto mucho la lectura que hice de tu escrito, la verdad es que pasaba por aquí y me has dado mucho en que pensar acerca de la postura que debe tener uno frente a los comentarios destructivos. Me apasiona mucho el mundo de la comunicación a traves de las herramientas 2.0 , me gustaría ser algun día un blogger o critico experimentado en lo que tanto me fascina; el mundo de los videojuegos y de las películas. Saludos desde Ecuador 🙂

    • Hola Gustavo. Muchas gracias por tu comentario. ¿Y qué conclusiones sacas sobre la postura a tomar ante comentarios desctructivos?

      Te recomiendo que comiences con tu blog ya. Aprenderás sobre la marcha.

      Saludos desde Mallorca, España.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *