Saltar enlaces

Michael Bay, TEDx y cómo gestionar imprevistos al hablar en público

Ya lo sé. Llego tarde a hablar del esperpéntico papelón de Michael Bay en la convención de Samsung. Si no sabes de qué hablo, clica en este enlace y entiende, con vergüenza ajena, por qué hay que cuidarse mucho de mostrar arrogancia al hablar en público. El tipo entró con una chulería de celebridad (siendo una celebridad) y salió con el rabo entre las piernas. Es un claro ejemplo de no haber sabido gestionar imprevistos al hablar en público.

¿Por qué no supo Michael Bay recuperarse de un imprevisto tan engorroso como el fallo del teleprompter”?

Por no haber escrito él mismo su propio guión (dudo que lo haya hecho, la verdad). Cuando hacemos una presentación que no es nuestra, no sólo es casi imposible que salga con naturalidad, sino que las probabilidades de error aumentan considerablemente.

Por no haber ensayado lo suficiente. La verbalización es necesaria para que un discurso salga fluido y para poder improvisar si no nos salen las palabras que tocan.

¿Cómo gestionar imprevistos al hablar en público y salir fortalecidos de la situación? 

El sábado pasado participé como voluntario en la organización del evento TEDx Gràcia en Barcelona. En dos ocasiones vi cómo personas que estaban en el escenario experimentaban situaciones que habrían podido terminar mal y cómo dieron la vuelta a la tortilla y salieron ganando de ello.

Joan Pahisa, con una estatura de aproximadamente un metro, es una de las personas con la energía y la personalidad más grandes que he visto en escena. Su discurso es una muestra fantástica de cómo la actitud es la clave para superar los reveses que nos plantea la vida. En un momento clave en el que debía mostrar un vídeo, éste no funcionó y, mientras se solucionaba el impasse, supo salir del paso haciendo varios comentarios graciosos al respecto y pudiendo desviar la atención del problema.

Más tarde, el xilofonista de la banda de Nakany Kanté tenía el instrumento colocado sobre un soporte poco apropiado. En la segunda canción, el ritmo era tan movido que su instrumento comenzó a resbalarse del soporte. En más de cinco ocasiones hizo el amago de caerse al suelo, pero sin cortarse ni un pelo, el músico usó la mano izquierda para recolocarlo casi en un malabar, mientras su mano derecha seguía tocando. Riéndose del problema, fue capaz de no parar el espectáculo e incluso tocar en solitario con el xilófono casi suspendido en el aire. Impresionante.

¿Qué aprendí en TEDx Gràcia que me resulta importante a la hora de gestionar imprevistos al hablar en público? 

Que podemos hacer de ello el fin del mundo y claudicar en el proceso, olvidándonos que lo importante es la presentación, o podemos intentar superarlos y salir mejor parados de ellos.

¿Cómo recuperarse de un imprevisto?

  • Hacerlo con humildad pero con la frente en alto
  • Seguir adelante sin hacer ruido sobre el asunto
  • Si se nota, reírse de ello y tomárselo con filosofía
  • Aceptar ayuda si alguien la ofrece y la necesitamos

¿Qué facilita gestionar imprevistos en escena de forma efectiva? 

  • El ensayo previo: Ensayar tanto como sea necesario para que el discurso salga fluido.
  • La experiencia: A más rodaje, más fácil la recuperación.
  • Las pruebas logísticas: Ver que todo funciona como toca antes de que comience la ponencia.

Los imprevistos son muy habituales. Prepárate para que te ocurran y saldrás fortalecido de ellos.

¿Cómo has superado tú los imprevistos a la hora de hacer presentaciones? ¿Qué sugieres para salir airosos cuando las cosas no salen bien en escena?

 

ENTRADAS RELACIONADAS:

Imagen de myheimu

¿Te gustó el artículo?

Suscríbete a mi newsletter y comienza a transmitir seguridad, a comunicar con pasión y a construir tu futuro.

Sin historias. Sólo contenido de valor.

Interacciones del lector

Comentarios

  1. Gracias Sebastián por mencionar a TEDx Gràcia y por tomar a Joan Pahisa como ejemplo. Como bien dices, en todo evento pueden haber imprevistos técnicos que se escapan al control de todos, sobretodo del ponente. El trabajo realizado por Joan (asistencia a los talleres de oratoria de TEDx Gràcia, practicar con su mentor, seguir practicando y, que no me olvide, seguir practicando 🙂 ) fue clave para que, con el talento de Joan, una crisis se transformara en una oportunidad.

    De nuevo, gracias por tu ayuda.

    • Gracias a ti por invitarme a participar, Robert. Me habría gustado estar más involucrado desde antes, pero la distancia es lo que tiene… En cualquier caso, se notó que hubo mucho trabajo detrás del discurso de Joan. La excelencia no se improvisa.

Trackbacks

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *