Saltar enlaces

Hablar en público o morir

Hablar en público o morir

El miedo a hablar en público está sobrevalorado. ¿Peor que el miedo a morir, a volar o a conocer a la suegra? Estamos locos, pero es lo que hay.

Por intenso que sea en algunos, más que miedo es ansiedad. Unas ganas tremendas de salir corriendo y dejarlo todo atrás, para evitar que nos ocurra algo muy, pero muy malo. La pregunta es: ¿a qué tenemos miedo realmente?

En una encuesta que hice hace tiempo en mi círculo de contactos profesionales, preguntaba “¿Por qué te cuesta tanto comunicarte en público?” Ganó por goleada el tema del miedo, pero surgieron otros derivados y conceptos relacionados como: timidez, inseguridad, miedo al rechazo, burlas, nervios, falta de confianza, falta de costumbre, miedo a las preguntas, temor al escenario, hacer el ridículo, vergüenza y otros tantos.

Hablar en público o morir: ¿de verdad es la cuestión?

Por alguna razón, nos cuesta digerir el escrutinio ajeno, y más si viene en masa. Pero si lo pensamos detenidamente, ¿qué es lo peor que nos puede pasar? ¿Quedarnos en blanco, perder el hilo, no provocar interés, que no se nos entienda, por ejemplo? ¿Y qué consecuencias puede traer todo esto?

Bueno, dependiendo del contexto, esto puede significar no conseguir la inversión para nuestro proyecto, no vender la idea en la empresa, no convencer a la comunidad de la importancia de tener antena parabólica, y alguna que otra calamidad.

¿Y todo esto es peor que la muerte?

Entradas relacionadas:

Imagen de Miguel Torres.

¿Te gustó el artículo?

Suscríbete a mi newsletter y comienza a transmitir seguridad, a comunicar con pasión y a construir tu futuro.

Sin historias. Sólo contenido de valor.

Interacciones del lector

Trackbacks

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *