Saltar enlaces

Jack Canfield: 3 claves para el éxito en cualquier cosa

éxito

La semana pasada Lewis Howes publicó en su podcast una entrevista con Jack Canfield. Si no sabes quién es Jack Canfield, es co-autor de “Sopa de pollo para el alma”, serie de libros de “auto-ayuda” que ha vendido más de 500 millones de copias en múltiples idiomas.

Jack Canfield es una de las personalidades más importantes en el ámbito del desarrollo personal y el éxito. Sus libros, entre los cuales figura “The Success Principles” (“Los Principios del Éxito”), y su labor en los últimos 30 años, lo han convertido en un experto aclamado mundialmente, siendo uno de los entrevistados en el documental “El Secreto”.

Tres claves para el éxito en lo que sea

En su conversación con Lewis Howes me llamaron la atención algunos conceptos útiles para lograr acción a través de la modificación de nuestra manera de pensar. Concretamente tres: intencionalidad, afirmación y miedo.

1) La intencionalidad como mayor ente de cambio

El documental “El Secreto” trata sobre la famosa ley de la atracción pintándolo como el mayor secreto de la historia y semilla de los grandes logros de la humanidad. En la entrevista Jack dice que esta idea se ha desvirtuado de tal manera que las personas creen que con querer algo y pensar en ello es suficiente para conseguirlo. Incluso haciendo este ejercicio desde el sofá mientras ve la tele.

Pero la verdadera clave está en la intencionalidad. La ley de la atracción no es magia negra. No explica cómo pueden caernos las cosas del cielo. Consiste en querer algo y en volcar toda nuestra intención sobre esto. Implica tener todos nuestros sentidos alerta para poder identificar las oportunidades y aprovecharlas.

El ejemplo más claro de intencionalidad ocurre en el embarazo. Durante éste, la mujer es capaz de percibir a su alrededor todo lo que pueda ayudarle a lograr su cometido. Y en el proceso, se percata de todas las madres embarazadas o con bebés recién nacidos.

Del mismo modo, alguien que cree ciegamente en su proyecto y está dedicando cada segundo y cada esfuerzo a su realización, encontrará en su entorno inputs y oportunidades que servirán de ayuda para ponerlo en marcha de manera exitosa.

Cuando nuestra intención está completamente enfocada en hacer la mejor presentación posible y aportar valor al público, todos nuestros esfuerzos se volcarán en ella. Surgirán ideas que no se nos habrían ocurrido y el miedo escénico se convertirá en gozo escénico, como explica Gonzalo Álvarez en su charla en TEDxGranVia.

No basta con querer algo. Nuestra intención debe estar alineada con este deseo para lograr acción.

2) Las afirmaciones materializan las intenciones

En su famosísima cita, Henry Ford decía:

“Tanto si piensas que puedes, como si piensas que no puedes, estás en lo cierto.”

Jack Canfield lo dice de otra manera:

“Whatever you’re affirming, you’re going to get more of” tweet

Traducido al español dice algo así como “Lo que sea que afirmes, vas a obtener más de ello”.

¿Te suena este repertorio dentro de tu diálogo interior?

“Soy una patata”. tweet

“Me va a salir mal”. tweet

“Voy a hacer el ridículo”. tweet

“No soy la persona indicada para este puesto/hacer esta presentación”. tweet

Frases como éstas plagan nuestras mentes de inseguridad y ponen trabas a nuestro éxito en tareas tan sencillas como hacer presentaciones. Junto con las imágenes mentales negativas (como el público poniéndonos caras largas o mirando atentamente a sus móviles), son la antesala del fracaso. Son el combustible de la intencionalidad negativa.

¿Y si en lugar de usar ese repertorio usásemos éste?

“Soy un crack”. tweet

“Me va a salir genial”. tweet

“Voy a aportar mucho al público”. tweet

“Soy la persona perfecta para este puesto/hacer esta presentación”. tweet

El enfoque cambia y, con éste, cambia también el resultado.

3) El miedo es normal pero no por ello hay que cruzarse de brazos

Todos tenemos cierto miedo al fracaso, al qué dirán, a hacerlo mal y a jugarnos demasiado en un solo momento. Por eso nos cuesta tanto hablar en público. Porque lo vemos como una oportunidad maldita de permitir a otras personas emitir juicios negativos sobre nuestra persona. Y eso puede agobiar.

Pero, ¿qué ocurre cuando sale bien? En muchas ocasiones se abren puertas insospechadas. De repente ganamos visibilidad en la empresa. Conseguimos esa segunda cita que probablemente nos traerá financiación. Dejamos a nuestros amigos que se casan encantados de las palabras que les hemos dedicado. Y así, un sinnúmero de posibilidades que se nos presentan al hablar en público terminan haciéndose realidad y abriéndonos puertas.

Otra frase que me ha encantado de esta entrevista:

“Everything you want is on the other side of fear” tweet

“Todo lo que quieres está del otro lado del miedo”.

El miedo a hablar en público viene de la edad de piedra, cuando salíamos a cazar. Si veíamos a un león, nuestro inconsciente se ponía en marcha para hacernos salir pitando o pegar galletas a tutiplén. El único fin: sobrevivir y poder alimentar a nuestros hijos.

Hoy ya no tenemos esos peligros de muerte (al menos no en el mundo occidental), pero reaccionamos del mismo modo cuando tenemos que plantarnos frente a un grupo de individuos de carne y hueso como nosotros, a presentar nuestras ideas. Es una tontería, pero es así.

La clave está en reconocer que sólo el que arriesga gana. Y que además puede ganar en grande. Pero hay que mojarse. Hay que salir de esa zona de confort donde todo es fácil, pero nada es grande.

Sal y di al mundo lo que piensas. Sé grande. Sé tú mismo/a pero a tu máxima expresión. Con la mejor intencionalidad, las afirmaciones más poderosas y enfrentándote al miedo con ganas, sólo hay espacio para el éxito.

Y tú, ¿de qué otra manera te pones en sintonía emocional para lograr lo que te propones? ¿Qué otras claves conoces que ayudan a alcanzar el éxito? Déjanos tu comentario.

ENTRADAS RELACIONADAS:

Crédito de imagen.

¿Te gustó el artículo?

Suscríbete a mi newsletter y comienza a transmitir seguridad, a comunicar con pasión y a construir tu futuro.

Sin historias. Sólo contenido de valor.

Interacciones del lector

Trackbacks

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *