Saltar enlaces

Las peores técnicas para calmar el miedo a hablar en público

¿Cuál es tu truco favorito para mitigar el miedo a hablar en público? ¿Sacar una lámpara mágica y pedir tres deseos? ¿Encomendarte a la virgen de tu pueblo natal? ¿Ponerte la ropa interior al revés y esperar que te traiga suerte?

Trucos parece haber tantos como cuentos en Las Mil y Una Noches. Pero, ¿cuán efectivos son los trucos más populares? Depende de cómo se miren.

Tres trucos para calmar el miedo a hablar en público que no te recomiendo

Son muy populares porque, en cierto modo, funcionan. El problema es el precio a pagar para conseguir que funcionen.

1. BEBER ALCOHOL

Ventaja: Es el lubricante social por excelencia, al menos en el mundo occidental. Desinhibe. Nos hace menos vergonzosos. Facilita la conversación. Cuando bebemos nos sentimos “súper humanos” y tenemos la sensación de que podemos conquistar el mundo.

Peligro: Pero esa sensación de conquista es errónea. Para conquistar lo que sea debemos poder afinar bien el tiro y el alcohol imposibilita esto. Como nos desinhibe, nos puede hacer perder el norte fácilmente y decir burradas de las que podríamos arrepentirnos después. Además, si se nos arrastra la lengua, el bochorno está asegurado.

2. IMAGINAR AL PÚBLICO DESNUDO

Ventaja: Nos hace sentirnos con cierto poder porque vemos a los demás vulnerables. Y como nosotros estamos “más protegidos” que los otros, las probabilidades de que supongan una amenaza son más bien bajas.

Peligro: El mero ejercicio mental hace que desconectemos de la realidad y dificulta el que prestemos atención de verdad a la gente que nos escucha. Además, salvo que seamos aficionados al nudismo, es difícil entablar una conversación normal con alguien a quien damos por hecho que está en pelotas.

3. NO PONERSE LAS GAFAS DE VER

Esto aplica a los miopes como yo… A la gente a la que le cuesta ver a distancia y que, por ello, lleva gafas correctivas. 

Ventaja: Si no las llevamos puestas, no vemos bien a nuestro público, por lo que desconectamos del “peligro” y de cualquier potencial señal de desaprobación que pueda surgir. Y ojos que no ven, corazón que no siente.

Peligro: Pero si los ojos no ven, el corazón no siente para ni para mal. Si no logramos contacto visual, no podemos transmitir nuestras emociones ni nuestra convicción con el poder que lo haríamos si miramos fijamente a una persona. Y como la conexión comienza con el contacto visual, poca conexión habrá si no podemos ver bien.

Recomendaciones a la hora de contemplar el uso de estas triquiñuelas

No bebas alcohol antes de hacer una presentación (a menos que sea en una fiesta y tengas confianza con los demás invitados). Más vale una buena tila (no demasiado caliente).

No te imagines al público desnudo. Obsérvalo como es a nivel físico e intenta descifrar cómo puede ser en lo personal. Esto te ayudará a estrechar el vínculo más fácilmente.

Si llevas gafas de ver, no te las quites. No sólo conservarás el look intelectual, sino que podrás mantener contacto visual con la gente. Y si lo que te preocupa son las miradas de desaprobación, busca a la gente sonriente y llénate de su energía. Esto te ayudará a continuar el contacto visual con el resto y el miedo se irá poco a poco.

Imagen de Santa Rosa OLD SKOOL

¿Te gustó el artículo?

Suscríbete a mi newsletter y comienza a transmitir seguridad, a comunicar con pasión y a construir tu futuro.

Sin historias. Sólo contenido de valor.

Interacciones del lector

Comentarios

  1. Por fin !!!! Llevo años escuchando este consejo de “imagínatelos desnudos y todo irá mejor”. Y siempre he pensado es un muy mal consejo. Ahora entiendo el porqué y tengo criterio para defenderlo ante mis alumnos que quieran desnudar a su audiencia .. ja ja … GRACIAS Sebastián .. .como siempre !!
    Olga

  2. hola sebastian gracias a tus consejos e comenzado a hacer cambios en mi vida no es nada fácil pero voy a seguir practicando agradezco que me sigas enviando tu valiosa informacion

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *