Saltar enlaces

Lo primero que hay que hacer para controlar el miedo a hablar en público

Hablar en público es un gran reto. Y como todo gran reto, produce ansiedad. Y lo hace desde el momento en el que nos enteramos de que tenemos que hacer una presentación.

En ese mismo instante comienzan los impulsos fisiológicos involuntarios: mariposeo en el estómago, palpitaciones, angustias en general. Al mismo tiempo, nos autofustigamos con pensamientos conscientes sobre lo mal que lo vamos a hacer, y visualizamos imágenes de nuestro fracaso, desde tropezarnos al subir al escenario, hasta una lluvia de tomates apuntando hacia nosotros.

¿Qué hacemos justo cuando nos enteramos de que tenemos que dar una presentación? Un cálculo muy rápido para saber cuánto tiempo nos queda por delante. Y si éste totaliza más de una semana, aparcamos la idea, la dejamos para último minuto y volvemos a la placidez de no sentir ansiedad alguna.

Dejar la preparación para último minuto

Nivel de ansiedad cuando dejas la preparación para último minuto

Preparar las presentaciones a último minuto aumenta el miedo a hablar en público

Como muestra la figura anterior, dejarlo todo para último minuto hace que no sintamos ansiedad durante los primeros días debido a la negligencia. A priori, es la salida fácil y cómoda. El problema es que, cuando venimos a darnos cuenta de que hay que preparar la presentación, con frecuencia es ya demasiado tarde. Y el nivel de ansiedad se dispara a niveles casi insostenibles, llegando a la presentación a punto de sufrir un paro cardiaco.

Lo primero que hay que hacer para controlar el miedo a hablar en público es comenzar a prepararse a tiempo

En cambio, si decidimos ponernos manos a la obra desde el minuto uno y comenzar a preparar nuestra presentación con tiempo, sí es cierto que hará que mantengamos el nivel de ansiedad inicial durante casi todo el proceso de preparación. No obstante, a la hora de la verdad, el miedo está mucho más controlado y evitamos llegar a niveles histéricos.

¿Qué hacer para que no nos pille el toro?

Iniciar la preparación de inmediato

Nivel de ansiedad si comienzas a prepararte de inmediato

Justo cuando nos enteramos de que tenemos que dar una presentación, calcular cuánto tiempo disponible tenemos para prepararnos hasta el día “D”. Debemos hacernos preguntas del estilo: “¿De cuánto tiempo libre dispongo para prepararme como toca?”, “¿Podré usar horas de trabajo?”, “¿Me supondrá un problema en casa dedicar tiempo de mis noches o fines de semana?”.

Una vez sepamos las horas que tenemos disponibles, sabremos el último momento a partir del cual podemos comenzar a prepararnos. Calcula, por lo menos, 10 horas de preparación para una presentación de 30 minutos (si quieres bordarla).

Hacer este ejercicio no sólo te ayudará a controlar el miedo en el momento en el que más importa: durante la presentación. También te permitirá hacer uso de tu creatividad, desarrollando al máximo las ideas y seleccionando las mejores. En consecuencia, harás mejores presentaciones.

Comienza a prepararte a tiempo. Controlarás tu miedo a hablar en público y harás presentaciones excepcionales.

ENTRADAS RELACIONADAS:

¿Te gustó el artículo?

Suscríbete a mi newsletter y comienza a transmitir seguridad, a comunicar con pasión y a construir tu futuro.

Sin historias. Sólo contenido de valor.

Interacciones del lector

Comentarios

Trackbacks

  1. […] Inicia la preparación a tiempo: La semana pasada hablábamos de este tema. Básicamente supone que, mientras más tarde comencemos a prepararnos, menos estrés sufriremos en la primera etapa (“Antes de la presentación”), pero mayor será en las siguientes dos etapas, aunque sobre todo en la última (“Durante la presentación”) que es donde realmente importa. Comienza a prepararte de inmediato y tu nivel de estrés se verá reducido notablemente. Más detalles en este enlace. […]

  2. […] Inicia la preparación a tiempo: La semana pasada hablábamos de este tema. Básicamente supone que, mientras más tarde comencemos a prepararnos, menos estrés sufriremos en la primera etapa (“Antes de la presentación”), pero mayor será en las siguientes dos etapas, aunque sobre todo en la última (“Durante la presentación”) que es donde realmente importa. Comienza a prepararte de inmediato y tu nivel de estrés se verá reducido notablemente. Más detalles en este enlace. […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *