Saltar enlaces

Motivación 2.0, Disney World y una plataforma para aprender a motivar

motivación

Hoy en día hay un grandísimo problema en los países desarrollados: la falta de motivación en el trabajo. Como robots, nos levantamos cada día, vamos a trabajar, pasan ocho horas y regresamos a casa, sólo para hacerlo de nuevo al día siguiente. La iteración se repite una y otra vez, mientras pasan nuestros días haciendo algo que no nos mueve.

Piénsalo bien. Imagina que comenzaste a trabajar a los 21 años, justo después de terminar la universidad, y que idealmente te jubilarás a los 65 (si tu situación lo permite). El tiempo total que habrás dedicado a un trabajo que no te motiva habrán sido aproximadamente 77.000 horas. Eso equivale a 3.226 días completos u 8,84 años completos, sin parar, sin dormir, si disfrutar. Y eso sin incluir los traslados.

¡Un tercio de tu vida adulta!

Redescubriendo la motivación

El fin de semana pasado se celebró la Conferencia de División de España de Toastmasters donde participé dando una ponencia sobre cómo comenzar a monetizar tus habilidades de comunicación. Me lo pasé en grande, pero la sensación fue de melancolía.

Me di cuenta de que, de alguna manera, he estado perdiendo ese espíritu cuasi-sectario (lo digo desde el cariño) que llegué a tener en mis primeros años como miembro de la organización. Y lo echo un poco de menos.

No es que haya perdido la ilusión. Simplemente estoy dedicando mi energía a otras cosas que me consumen mucho tiempo. Pero reconozco que esa motivación que llegué a tener en un momento era inmensa. Y me alegra saber que no ha desaparecido del todo; simplemente está reposando y puedo recuperarla cuando la necesite. Basta con exponerme a ella compartiendo con los que la están viviendo a tope en este momento.

¿Qué provoca motivación en las personas?

Toastmasters es una asociación sin fines de lucro. Salvo contadas excepciones, su funcionamiento depende enteramente del trabajo de voluntarios. De manera incondicional, éstos devuelven a sus clubes  locales todo lo que éstos les han aportado. Y el círculo virtuoso permite que más de 300.000 miembros activos en todo el mundo podamos formarnos en habilidades de comunicación y practicar de manera periódica.

Pero, ¿qué es lo que produce esa motivación? ¿Qué motiva a los miembros, para dedicar tiempo y esfuerzo a formarnos, participando en las reuniones periódicas? ¿Qué motiva a los voluntarios que dirigen los clubes para dedicar un poquito más de esfuerzo en lograr que el engranaje funcione? ¿Qué es lo que realmente motiva a la gente?

¿Por qué funciona Toastmasters y cómo genera tal motivación en sus miembros?

Se me ocurren cinco razones muy concretas:

1. El ambiente

De una manera muy organizada, ofrece a sus miembros un programa de desarrollo personal en un ambiente que propicia el aprendizaje.

Ralph Smedley, que fundó la organización allá por los años 20 del siglo pasado, decía que la mejor manera de aprender es divirtiéndose. Y eso se logra en Toastmasters.

2. El bajo riesgo

Como todos hemos pasado por el mismo proceso de aprendizaje, o todos estamos entrando en dicho proceso, nadie juzga a nadie.

La sensación de camaradería y apoyo casi familiar hace que cueste menos lanzarse, ya que sabemos que la red de seguridad es muy resistente y el daño improbable.

3. El programa formativo

Si bien no contamos con profesores, sí hay personas con mayor experiencia que otras que sirven de mentores o de guías a los nuevos.

Usamos una serie de manuales creados por expertos que nos permiten preparar y hacer discursos muy variados, cubriendo áreas de aprendizaje también bastante diversas. Y hay material para formarse durante unos años largos.

4. El sistema de feedback

En las sesiones de cada club todo se evalúa. Por poco que hables, hay alguien que te dirá (en público) lo que has hecho bien y cómo puedes mejorarlo. Y la clave del aprendizaje está ahí: en enfocarse en las áreas de mejora, en lugar de en lo negativo.

El famoso “sandwich approach” (método del sándwich) implica iniciar la evaluación con algo positivo, luego hablar de las oportunidades de mejora, para después terminar con otra cosa positiva. Como somos sensibles por naturaleza, este sistema facilita que quien escucha lo haga sin poner barreras emocionales.

5. La relación calidad/precio

Cada club tiene su propia tarifa, pero de media, en España, se pagan unos 100€ al año. Teniendo en cuenta que los clubes se reúnen entre 2 y 4 veces al mes, cada sesión sale más barata que tomarse unas cañas por ahí.

Es francamente económico y proporciona algo que los formadores no podemos ofrecer: una plataforma en la cual practicar periódicamente. Conmigo aprenderás más rápido, pero con Toastmasters podrás interiorizar realmente esos aprendizajes a fuerza de repetir. 

Más allá de todas estas razones objetivas, en el fondo, lo que realmente sostiene todo esto es el compromiso de algunas personas que se basa en una visión común. Esos que dan un poco más y que no sólo aprovechan la experiencia como un trampolín hacia la mejora en habilidades de comunicación. Son los que se lo toman más a pecho y ocupan un puesto de liderazgo no remunerado. Ésos son quienes están llenos de motivación y logran trasladar dicha motivación a una buena parte de los demás miembros. Comparten dicha visión y hacen que cada quien la sienta suya.

¿Cómo motivar a las personas en el trabajo? 

Partiendo de la base de que Toastmasters funciona gracias a la participación activa de sus miembros y del liderazgo voluntario de un grupo pequeño, uno de los manuales educativos se concentra en la motivación de las personas y cómo potenciarla en el trabajo y en la comunidad.

Indica que hay varios principios genéricos básicos que todo líder tiene que tener en cuenta:

  • La gente prefiere la recompensa al castigo: Para pedir esfuerzo a las personas, mejor prometer una recompensa que amenazar con un castigo.
  • Las recompensas mal utilizadas desmotivan: Elogiar demasiado o recompensar a las personas que no toca puede terminar desmotivar al equipo.
  • La gente quiere que su trabajo sea útil: Quiere sentir que lo que hace tiene un significado y que aporta al fin último de la empresa. A esa visión común.
  • La gente tiene que poder creer en ti: Como líder, tienes que mantener tu promesa siempre y pregonar con el ejemplo.
  • La gente quiere que actúes como un líder: Esto significa tener las cosas claras, tomar decisiones con seguridad y servir de apoyo cuando se te necesite.

Hay numerosas palancas de las que un líder puede tirar para inyectar motivación en su equipo: dinero, elogios, reconocimiento público, promoción dentro de la empresa, por mencionar algunos. Pero, al parecer, eso no basta.

En su libro “Drive”, Daniel Pink dice que estas palancas son motivadores extrínsecos. Procedentes de fuera, motivan al inicio, con la novedad, pero luego nos acostumbramos a ellos y se convierten en la normalidad. Lo que realmente mueve a las personas son los motivadores intrínsecos, ésos que salen de nosotros mismo y que nos hacen querer dar ese paso adicional. Échale un vistazo a este vídeo si quieres saber más sobre lo que motiva en el trabajo según Dan Pink.

La motivación comienza con como actúa el líder

En una entrevista en el podcast de Lewis Howes, Lee Cockerell, ex Vicepresidente de Operaciones de Disney, que en sus últimos años gestionaba un equipo de unas 40.000 personas, dice que la clave para la motivación en las empresas, para tener un equipo entregado, es tener buen liderazgo.

Esto implica por parte del líder:

  • Hacer que las personas se sientan importantes.
  • Tratarlos como individuos.
  • Promover su desarrollo.

Partiendo de la base de que tenemos el equipo adecuado (porque previamente hemos contratado con cabeza), esto tendría que ser suficiente para que la gente quiera hacer bien su trabajo.

Lee Cockerell dice que el éxito de las empresas no viene de poner al cliente primero. Viene de poner al líder primero. Porque si el líder hace bien su trabajo, el resto sale bien y la atención al cliente termina siendo algo natural.

Somos animales sociales. Necesitamos relacionarnos para evolucionar. Y de la misma manera, necesitamos comunicar para que el trabajo salga. Fomentar la motivación en el trabajo se basa en el trato con las personas y comienza con cómo comunica el líder con su equipo.

La emoción en la comunicación

Damián Alcolea es un actor con muchas tablas (lo he visto actuar y es un crack). Fue uno de mis primeros compañeros cuando me uní a Toastmasters en Madrid hace ya cinco años. El domingo pasado dio una charla impresionante sobre cómo aplicar trucos del teatro para hablar mejor en público. Y de las tantas cosas interesantes que dijo, una me marcó mucho. La emoción es importante para transmitir nuestras ideas de manera efectiva.

Sus comentarios son aplicables al teatro, a las presentaciones, a la motivación de los empleados y a cualquier situación comunicativa en la que queramos conseguir resultados óptimos.

“Si un actor no mueve los corazones, moverá los culos” – Antonio de Béjar tweet

Según él, para emocionar hay que:

a. Tocar los corazones de los demás

Buscar conectar con las personas desde lo más profundo, desde lo más humano. Si no conectamos, la atención se esfuma y la comunicación pierde fuerza.

b. Transmitir con pasión

Tenemos que vivir aquello de lo que hablamos con todas nuestras fuerzas. Esto se contagia y logra un efecto bola de nieve que suma adeptos a nuestra visión.

c. Persuadirse primero a uno mismo

Pero para que los demás crean, primero hay que creérselo. Debemos estar totalmente convencidos de lo que decimos para que los demás se convenzan.

¿Cuán emocional eres cuando hablas, cuando presentas, cuando comunicas en general con los demás? Hay muchas situaciones que lo ameritan y en las que dejar al lado la dureza del mundo de los negocios puede ayudar mucho.

El milagro de la presencia

Y todo parte del aquí y ahora. El liderazgo, igual que la comunicación, se basa en la presencia. En estar y defender, como dice Damián. Porque lo que importa es lo que está ocurriendo en el momento presente. Nada más existe.

Entonces, ¿qué puedes hacer ahora para motivarte a ti mismo y para despertar la motivación en las personas que te rodean, en el trabajo, en casa o en tu comunidad?

Cada quien debe de encontrar su propia receta. Pero si tienes un club de Toastmasters cerca, échale un vistazo. Igual eres un gran líder esperando ser descubierto.

¿Y tú qué opinas? 

ENTRADAS RELACIONADAS:

Crédito de imagen.

¿Te gustó el artículo?

Suscríbete a mi newsletter y comienza a transmitir seguridad, a comunicar con pasión y a construir tu futuro.

Sin historias. Sólo contenido de valor.

Interacciones del lector

Comentarios

  1. Felicidades, Sebastián! Un artículo muy completo.
    Gracias por extender el mensaje acerca de la importancia de la emoción, la pasión y la presencia en la comunicación.
    Un abrazo!

Trackbacks

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *