Saltar enlaces

Presentaciones espectaculares: 6 secretos de Broadway

presentaciones espectaculares

Los americanos son los reyes del espectáculo. Saben que el espectáculo vende porque entretiene. En el cine, en la tele, en los partidos de béisbol…

Y ese mismo principio lo usan para captar y mantener la atención del público en las presentaciones. Porque un público aburrido no presta atención. Pero uno que está enganchado sí.

“There´s no business like show business”. tweet

No hay negocio como el negocio del espectáculo.

En agosto estuvimos en USA, concretamente en Nueva York, Chicago y Arkansas (visitando familia). Vimos dos espectáculos: Blue Man Group (en Chicago; también pasa en Berlín… ve a verlo ya) y Wicked (en Nueva York). Ambos superaron mis expectativas, dejándome flipado, emocionado y extático (y me quedo corto de palabras).

Blue Man Group: Un espectáculo de ritmo con percusionistas profesionales con máscaras azules que rompen todos los esquemas sobre cómo entretener. Brutal.

Wicked: Un musical basado en un libro cuya historia gira en torno a la historia del Mago de Oz desde la perspectiva de la bruja. Impresionante.

¿Qué podemos tomar prestado del mundo del espectáculo (de calidad, no de farándula) para hacer presentaciones espectaculares?

1. Nada se deja al azar

Incluso los momentos de improvisación son premeditados. Sólo con preparación milimétrica es posible dejar flipado al personal. Prepárate siempre como si se tratase de la presentación de tu vida.

2. Hay que estar al día

Es importante ser relevante con el momento presente. Para enganchar a la gente hay que hablarle de lo que vive hoy. El VHS, el Telex y los patines de ruedas paralelas son cosas del pasado. Hoy es Facebook, Airbnb y realidad aumentada. Mañana se verá.

3. Es imprescindible cambiar constantemente

Si no, el público se aburre y desconecta. Según The Associated Press, la capacidad de atención del humano promedio de hoy es de 8 segundos. Eso quiere decir que, si algo no llama mi atención en 8 segundos, pasaré a mi móvil y haré como si nunca hubiera existido. Sorprende y serás recompensado.

4. Involucrar al público es fundamental

Cuando lo haces, tu presentación pasa de ser un monólogo a ser cosa de todos. Y cuando se sienten parte, se interesan y participan. Aunque sea para que no les pilles fuera de combate.

5. Cuidar los detalles es necesario

Tu imagen y la logística sólo dan de qué hablar cuando no van bien. Y que te recuerden por eso es lo último que quieres. Sé escrupuloso con la organización. Recuerda que la imagen es lo primero y lo último que se ve.

6. Lo visual impacta y queda en la memoria

Por lo mismo que la frase anterior… Tal y como dice el proverbio chino usado hasta la extenuación. Diapositivas muy visuales y elementos físicos ayudan a fortalecer el mensaje verbal.

No, no hagas payasadas ni nada que no vaya con tu personalidad. Pero haz que sea fácil escucharte.

Aprende de Broaday (y off Broadaway). Tendrás su atención hasta el final y podrás convencerles de tu mensaje.

Imagen de Marco Maas

¿Te gustó el artículo?

Suscríbete a mi newsletter y comienza a transmitir seguridad, a comunicar con pasión y a construir tu futuro.

Sin historias. Sólo contenido de valor.

Interacciones del lector

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *