Saltar enlaces

Secretos para hacer reír: Entrevista a Carlos Sánchez

Hacer reir por Carlos Sanchez

Hoy volvemos con otra entrevista a gente interesante y es un honor presentar a Carlos Sánchez en Twitter, cómico y compatriota dominicano. Normalmente yo mismo resumo el currículum de la persona a la que entrevisto para incluirlo en la entrada, pero el que me ha pasado Carlos no tiene desperdicio:

Hago stand Up Comedy desde hace 12 años, vivo en la República Dominicana, tengo 3 perros, 2 hijos y 1 esposa, pero no en ese orden. Tengo barba y uso camiseta negra. Fin.

Cómo hacer reír, por Carlos Sánchez

1. ¿Existen patrones específicos para hacer reír a la gente y que podamos aplicar como “mapa de ruta” a la hora de crear material humorístico? ¿Cuáles son?

Claro que sí. Los seres humanos siempre estamos asumiendo, es la forma como nuestro cerebro trabaja. Cuando recibes una información inmediatamente asumes cosas, luego te damos la segunda parte de la información que es totalmente diferente de lo que asumes, es decir inesperado, y eso es básicamente un chiste. Son dos historias que se relacionan pero que son opuestas.

Ejemplo:

-Mi suegra es un ángel.

-Tienes suerte, la mía sigue viva.

Con la primera información puedes crear una historia pensando que se llevan muy bien, que tienen una linda relación entre suegra y yerno, etc. Con la segunda información te das cuenta de que está muerta. Es una historia completamente diferente pero interpretada de dos maneras distintas por la palabra ‘ángel’.

2 .¿Qué parte del éxito de un comediante viene de fábrica y cuánto está relacionado con el trabajo duro?

90% es trabajo y 10% es talento. Hay gente muy graciosa de nacimiento, pero lo que aprendes frente al público es lo que consiste el trabajo de un humorista. 

3. ¿Qué diferencia a alguien gracioso de alguien capaz de generar carcajadas en la gente y cómo podemos pasar de una cosa a la otra?

Gracioso no es tan difícil, es la primera etapa. No requiere de tanto esfuerzo ni práctica. Causar carcajadas no lo hace cualquiera, por lo regular requiere talento y algo de práctica como mínimo. 

4. Mucha gente dice que no sabe hacer chistes (yo me incluyo en este grupo). ¿Qué trucos o técnicas recomendarías a este grupo de personas para cambiar esa percepción de sí y comenzar a hacer reír a la gente (aunque sea un poco)?

Los chistes casi siempre se dañan por hablar mucho, un consejo básico que casi nunca falla es recortar y eliminar palabras.

Por lo que expliqué en la primera pregunta, mientras más hablas, más el cerebro del público asume cosas que tú no quieres que ellos asuman. Cuando llega lo inesperado o la sorpresa, no está rompiendo con lo que quieres exactamente que rompa. Tiene que luchar contra muchas cosas que asumieron y ahí hay mucho menos risas.

5. ¿Qué ritual sigues para prepararte antes de un espectáculo para salir energizado y reducir la ansiedad?

Cero alcohol, veo a todos los comediantes o artistas o charlistas que van antes de mí, por si comienzo mi presentación usando una referencia de lo que pasó anteriormente. Bebo agua. Algo de actividad física muchas veces, ya sea un poco de yoga, o algunos brinquitos para que me circule la sangre y me suba la energía, e idealmente algo de meditación, aunque eso último es ideal para todo.

6. ¿De qué manera influye el tipo de público en tu preparación y en la selección de un tipo de material u otro?

Depende mucho. Tienes que saber que hay públicos que pueden prestarte atención por más tiempo, y otros cuya atención es corta. A veces hay muchas distracciones; a veces hay cero distracciones. A veces están cansados y lo sabes. Y a veces están fresquesitos. Todo eso deben ser factores que te ayuden a decidir tu material. Lo más importante es tu relación con el público. Luego viene tu material.

Mientras más experiencia tienes, con el tiempo, más amplio es tu material, y eso te permite tener más opciones entre los diferentes públicos. 

7. ¿Cómo podemos incorporar el humor en presentaciones de trabajo sin pasarnos de la ralla?

Lo de pasarse de la raya es muy subjetivo al grupo con que trabajas y al que te diriges, pero siempre es buena idea incluir humor. El lugar de trabajo es donde más tiempo pasamos de nuestras vidas. Si a las presentaciones les incluimos humor todos saldrán beneficiados.

Consulta con un par de personas de confianza y con sentido del humor antes de meter un chiste en una presentación. Si varios te dicen que está buena la idea, entonces lánzala, sino cámbiala.

8. ¿Algo más que agregar?

Pueden consultarme en mi página web http://carloscomic.com/. Pronto tendremos cursos online de comedia. 

Si te ha gustado esta entrevista y tienes alguna inquietud al respecto, déjale un comentario a Carlos. Puedes preguntarle por el chiste del búho a ver si algún día se animará a contarlo en público.

MÁS ENTREVISTAS PINCHANDO AQUÍ

¿Te gustó el artículo?

Suscríbete a mi newsletter y comienza a transmitir seguridad, a comunicar con pasión y a construir tu futuro.

Sin historias. Sólo contenido de valor.

Interacciones del lector

Comentarios

  1. Interesante la entrevista, conozco y admiro a Carlos pero creo que como es un comediante te puso muchas cosas fáciles de chiste pues por ejemplo en presentaciones de trabajo no es tolerante ni prudente hacer chiste aunque si puede usar el recurso de algún momento gracioso que es diferente.
    Amado Hasbun

    • Ciertamente, Amado, no se puede hacer chistes en cualquier contexto. Sobre todo en el contexto profesional en el que (a veces) se espera un alto nivel de formalidad, hay que tener especial cuidado. No obstante, yo sí abogo por la frescura y la autenticidad para ayudar a las personas que nos escuchan a relajarse. Ahí entra la posibilidad de hacer comentarios jocosos espontáneos.

      En las conferencias, las clases, los discursos y las presentaciones menos formales, sí hay posibilidad para un poco más de humor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *