Comunicación Asertiva = Comunicación Carismática

comunicacion asertiva carismatica

En el vídeo de hoy, cómo ganarte a las personas usando una comunicación asertiva o carismática.

Seas emprendedor o trabajes por cuenta ajena, estarás conmigo en algo:

El día a día del trabajo no es color de rosa. Y si lo fuera, nos aburriría tarde o temprano.

Por definición, los profesionales resolvemos problemas y nos enfrentamos a obstáculos con el fin de alcanzar objetivos. Esos obstáculos frecuentes pueden venir en forma de problemas o conflictos con clientes o colaboradores.

El cómo nos comuniquemos en estas situaciones tendrá un impacto directo en los resultados y en las relaciones.

Y es que la comunicación juega un papel importante en hacer que las relaciones de trabajo no sólo sean efectivas sino también agradables.

La buena comunicación puede ayudarnos a crear confianza, a resolver diferencias y a fomentar un ambiente de respeto que promueva la resolución de problemas y construya relaciones.

¿Y qué define a la buena comunicación?

La buena comunicación es carismática o, dicho de otro modo, es comunicación asertiva.

Los 3 estilos de comunicación: ¿Cuál usas tú?

Existen tres estilos principales de comunicación: agresivo, pasivo y asertivo, siendo el asertivo el que refuerza las relaciones profesionales y consigue resultados positivos.

Vamos uno a uno.

Comunicación Agresiva

Imagina que estás en una reunión con un cliente y éste comienza a fumar. Si tú no fumas, esto seguramente te molestará.

Comunicación agresiva significa decirle algo así como esto:

“Como no apagues el cigarrillo ya, te voy a denunciar.”

Alguien con un estilo de comunicación agresivo busca imponer su criterio sin importarle la opinión del otro. Amenaza, intimida, interrumpe, usa el sarcasmo, las acusaciones y los reproches.

Además, usa frases que suenan a orden como “debes de”, “tienes que”, “no te voy a permitir que”.

Por supuesto, este estilo de comunicación genera rechazo.

Si lo usas cuando tienes mayor poder, haces daño a la relación. Si lo usas con personas a tu mismo nivel o hacia arriba (sean clientes o jefes), te puede traer un problema instantáneo.

No uses el estilo de comunicación agresivo.

Comunicación Pasiva

Volvamos a la misma reunión con el cliente que fuma.

Comunicación pasiva significa decirle algo así como esto:

“¡Wao, vaya migraña! El ambiente con humo no me sienta nada bien.”

Alguien con un estilo de comunicación pasivo busca evitar el conflicto a toda costa. Evita ser el centro de atención. Se muestra dudoso en lo que dice y conforme con las decisiones de los demás, aunque no le favorezcan.

Además, usa muletillas frecuentes como “eh…”, “bueno…”, “pues…” lo que debilita su credibilidad.

Por supuesto, este estilo de comunicación es negativo, principalmente porque evita que te ganes el respeto de los demás, cosa que es fundamental si emprendes o lideras equipos.

Si lo usas, la gente se aprovechará de ti, así que evítalo como la peste.

Comunicación Asertiva

Volvamos una vez más a la reunión con nuestro cliente fumador.

Comunicación asertiva significa decirle algo así como esto:

“Por favor, preferiría que no fumaras. Me molesta el humo en los espacios cerrados.”

Este estilo es el intermedio entre el agresivo y el pasivo y es característico de las personas que son capaces de defender sus propios intereses y opiniones al mismo tiempo que respetan que los demás tengan los suyos. Por eso, es el único estilo que facilita las relaciones porque permite que ganen ambas partes.

Además, te ayuda a ganarte el respeto de la gente ya que te da la confianza para decir lo que sientes y marcar límites de manera razonable.

La comunicación asertiva es comunicación carismática porque te muestra como una persona segura y cercana a la vez.

¿Cómo mejorar tu comunicación asertiva y ser más carismático?

  1. Ten un objetivo claro: Cuando tengas una conversación de trabajo, saber lo que quieres conseguir de ésta te ayudará a ir al grano y dar menos vueltas con lo que dices.
  2. Usa la comunicación subjetiva: Evita imponerte con frases como “tienes que bajarme el precio” y en su lugar un lenguaje más amable como “me vendría bien un descuento porque no puedo pagar ese precio”.
  3. No restes valor a tu mensaje: Cuando tengas las ideas claras y creas realmente en ellas, evita decir cosas como “esto te parecerá una idiotez” o “lo que voy a decir puede que sea una locura” porque restan validez a lo que dices.
  4. Recuerda las necesidades de los demás: No olvides nunca que los demás también tienen necesidades y que cuando ambos ganan la relación se refuerza.

Sigue estos principios y tendrás una comunicación más asertiva y carismática. Ya verás cómo te conviertes en una persona más persuasiva y ganas amigos en el proceso.

Mi nuevo curso online: Pre-lanzamiento privado

¿Quieres mejorar tus habilidades de comunicación para así conectar mejor con los demás, convertirte en una persona más persuasiva y así lograr vender más y venderte mejor?

Hoy abro las puertas al prelanzamiento privado de mi próximo curso online sobre habilidades de comunicación para ser un emprendedor de éxito.

Si quieres saber más y recibir información sobre la oferta disponible sólo para las primeras 30 personas que se inscriban, por favor déjame tus datos en el enlace que encontrarás en la descripción y forma parte del grupo reducido de alumnos con los que compartiré en persona para ayudarles a convertirse en grandes comunicadores.

[thrive_leads id=’5703′]

Porque recuerda:

«A igualdad de condiciones, quien comunica mejor, gana.» 

ENTRADAS RELACIONADAS:

Imagen de Sharon McCutcheon

Comparte

Interacciones con los lectores

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Descarga gratuita

5 errores graves de comunicación que están costando dinero a tu empresa y cómo remediarlos en 48 horas + Kit gratuito para vender tus proyectos a superiores, colegas y clientes

Categorías
Artículos populares
Acerca de mí

Mi nombre es Sebastián y, si eres como yo, tienes ideas con ganas de ser escuchadas. Descubre cómo hacer que te lleven a donde quieras.